Alerta roja: los ciberataques ponen el ojo en el CPD
28 de junio 2017
A medida que las empresas almacenan y migran cargas de trabajo a la nube (tanto pública como privada), aumentan las probabilidades de una gran ofensiva en estos entornos.
Tags:
Importancia de la seguridad en el CPD

El famoso WannaCry, que a mediados de mayo dejó en jaque a empresas públicas y privadas de multitud de países, ha puesto en el punto de mira la exigencia de tener al día un buen plan de ciberseguridad. Sobre todo en el entorno de los centros de datos. Ya el año pasado contábamos que los ciberataques provocaban más del 20% de las caídas en el CPD. Un porcentaje nada despreciable, pero que podrían ser todavía mayor. No en vano, para 2017 se espera que la nube esté en el punto de mira de los ciberataques. Así lo recoge una investigación realizada por Check Point en la que se constata que  los proveedores cloud están cada día más expuestos a las ciberamenazas. La razón es clara, a medida que las empresas almacenan y migran cargas de trabajo a la nube (tanto pública como privada), aumentan las probabilidades de una gran ofensiva. Es por ello que un 93% de las organizaciones están preocupadas por la seguridad en este ámbito. En su informe, el fabricante menciona la interrupción de cinco horas en Amazon Web Services ocurrida en septiembre de 2015 y que afectó a sus servicios y a bastantes clientes. El sistema fue aislado en la región EAST-1 por un problema con DynamoDB de Amazon, por lo que cualquier servicio que lo utilizase se vio afectado, demostrando que las interrupciones de servicio en cloud eran una realidad.

Esto no es todo, según la firma israelita veremos cómo el ransomware infectará a un número creciente de data centers basados en la nube. Lo harán usando archivos cifrados que se extenderán de cloud a cloud o gracias a hackers que utilizarán la nube como multiplicador de volumen. Más del 80% de los profesionales de la ciberseguridad están preocupados por este tipo de software malicioso que cifra los archivos de la víctima y los secuestra hasta que ésta pague un rescate, normalmente en bitcoins. Ha surgido como una amenaza potente y cada vez más común en la red. “Pero muchos usuarios de Internet no son conscientes de que este malware también puede hacerse fácilmente con el control de los archivos almacenados en los servicios cloud. Las empresas suelen tener un antivirus en su servidor, pero es insuficiente”, alertan.

Medidas para mitigar las ciberamenazas

Ante este hecho, nos preguntamos ¿qué medidas se están llevando a cabo para mitigarlos? O planteado de otra manera, ¿qué se puede hacer para proteger los datos corporativos en la nube? Para Check Point una buena estrategia para luchar contra este tipo de vulnerabilidades, al igual que para hacer frente a interrupciones de servicio, es realizar copias de seguridad de los datos, tener un plan de recuperación ante desastres (DRP) e implementar soluciones de prevención contra ataques avanzados en los entornos cloud.

Por su parte, Lorea Revilla, directora de Operaciones en Arsys, reconoce que la securización de los servicios IT siempre ha sido una cuestión determinante para los proveedores cloud, pero con la irrupción de un nuevo modelo de usuario, permanentemente conectado, multidispositivo y en movilidad, la situación se ha vuelto más importante que nunca. “Ahora los proveedores de servicios y soluciones en la nube tenemos que abordar las cuestiones de seguridad desde un doble punto de vista: desde dentro y desde fuera”. La directiva explica que de un lado implementan las habituales medidas de seguridad internas. Es decir, “los sistemas de redundancia, monitorización, segregación y aislamiento que implantamos sobre las cinco capas que componen todo proyecto cloud: software, capacidad de computación, almacenamiento, redes y data centers”. En otras palabras, habla de firewalls, anti-malware, sistemas de detección y prevención de intrusos, acceso biométrico o CCTV, entre otros. “Y desde fuera, por el conocimiento de nuestros clientes, sus prioridades y proyectos, lo que nos permite incorporar las medidas adicionales de seguridad que requieren y poder ofrecerles un servicio de infraestructura IT a su medida, basado en soluciones tan flexibles que permiten añadir medidas específicas principalmente encaminadas a la prevención y a la detección de vulnerabilidades, que continúa siendo la mejor manera de evitar incidentes no deseados”, menciona. Se trata de desplegar, también dentro del modelo “as a service”, sistemas de monitorización y alerta temprana a todos los niveles, cortafuegos de red y de aplicación, protección frente a intrusiones, ataques DDoS, código malicioso y, por supuesto, copias de seguridad.

“Y algo que no podemos olvidar. Por muchas medidas que tomemos, la más importante de todas ellas continúa siendo la prevención y monitorización. Por ese motivo, contamos con diferentes tecnologías que nos permiten actuar incluso antes de que se produzca un riesgo de disponibilidad. Y en esta tarea de prevención, el papel más determinante es desempeñado por el personal que está detrás 24x7, gestionando y monitorizando la infraestructura y aplicando su experiencia a los datos que nos proporcionan los sistemas”, confirma.

Según José Manuel Armada, director de ingeniería de clientes de Interoute Iberia, la migración al cloud no debería provocar cambios significativos en las políticas de seguridad, ya que éstas pueden replicarse en casi todos los casos y mejorarse en la práctica. “La filosofía es bastante simple: el proveedor se centra en mantener la seguridad de la infraestructura subyacente que soporta el cloud y el cliente puede concentrarse en la seguridad de sus aplicaciones y puede además contar con la experiencia del proveedor adquirida en la práctica diaria y beneficiarse de sus especialistas”. Además, detalla que existen servicios como la mitigación de ataques de denegación de servicio, que son inherentes a la red y que esencialmente han de detener las amenazas antes de que alcancen la infraestructura del cliente. “Para esto, es esencial disponer de un proveedor que gestione también las redes de comunicaciones que soportan las aplicaciones, porque son la vía desde donde llegan las amenazas”, puntualiza.

La nube sigue generando mucha inquietud

Especialización y profesionalización

Aunque los ciberataques cada vez son más frecuentes y persistentes, el error humano continúa figurando como el principal peligro en un centro de datos. La mejor manera de prevenirlo es mediante la experiencia en las operaciones de los empleados: “Principalmente a través de la especialización del personal, es decir, disponer de un equipo formado, coordinado y preparado”, indica Robert Assink, director general de Interxion España. “El personal a cargo del CPD debe estar compuesto por profesionales con experiencia en la gestión de infraestructuras eléctricas y mecánicas, con dedicación exclusiva y formación continua” –añade- “Además, deben establecerse protocolos documentados de actuación y herramientas de gestión adecuadas”.

“Las medidas para minimizar el error humano en los centros de datos son la formación y la correcta organización y documentación, que no es otra cosa que buscar la excelencia en la operación y el mantenimiento”, declara Isidro Ramos, socio director de AEON Ingeniería.

La directiva de Arsys coincide en esta percepción: La especialización de los equipos técnicos y el establecimiento de unos procedimientos que contemplen la máxima seguridad pero tampoco afecten a la funcionalidad de las soluciones. “Resulta determinante que nuestros equipos cuenten con experiencia y formación certificada en la gestión de las plataformas IT y que cualquier intervención en el centro de datos esté previamente planificada, siguiendo estándares que abarquen de una manera integral la gestión de la seguridad de la información, como la certificación ISO 27001, que garantiza que los datos alojados se gestionen adecuadamente en cuanto a su confidencialidad, integridad y disponibilidad”. Eso sí, insiste en que por muchas medidas que adopten los proveedores, también los clientes han de tomar sus propios protocolos de seguridad en su día a día. “Por muy rigurosos que sean los Acuerdos de Nivel de Servicio de su hoster o las numerosas medidas técnicas y humanas que éste pueda adoptar, ante esas vulnerabilidades poco podrá hacer”.

Proteger la red

Visto lo visto, la seguridad ocupa un lugar destacado en estas infraestructuras de misión crítica, y como los propios centros de datos también ha evolucionado, en su caso, hacia la ciberprotección y hacia la focalización de esfuerzos en las redes, en la conectividad. De esta manera, en un primer momento se trasladaron las arquitecturas y políticas de seguridad que el cliente mantenía en sus instalaciones, al centro de datos externo. Sin embargo, en la actualidad se está observando un avance en este terreno al aplicar las economías de escala del cloud y las redes también a la seguridad. Y es que, la externalización de los servicios a la nube (gracias a la flexibilidad y eficiencia que aporta) se está articulando como una de las mejores vías para alcanzar los niveles de protección que realmente requieren las organizaciones hoy en día.

Además, se está tomando conciencia de la interrelación entre las redes y el CPD, por ejemplo, en lo que se refiere a la mitigación de ataques de denegación de servicio y el uso de cortafuegos de última generación. Asimismo, ya se está trabajando en securizar la red de monitorización de los dispositivos y personalizar los elementos de seguridad como los de acceso a los equipos de los usuarios o de determinados protocolos y su integración en las plataformas de gestión del cliente.