Los CPD hiperconectados en la estrategia de las empresas de broadcasting
03 de julio 2017
Por Richard Craig-McFeely, Strategy & Marketing Director Digital Media de Interxion
broadcasting

Por Richard Craig-McFeely, Strategy & Marketing Director Digital Media de Interxion

Los cambios que se están produciendo en la industria de la distribución de contenidos o broadcasting están teniendo una repercusión directa en su relación con los centros de datos. Estas infraestructuras se están convirtiendo en un importante eje para la distribución de contenido en toda Europa. Y todo tiene que ver con la disponibilidad y la conectividad necesaria que hacen posible disfrutar de la programación donde, cuando y como se quiera.

Lejos han quedado los días en que nos sentábamos en familia frente a la televisión para mirar una programación dada. Ahora, consumimos vídeos en cualquier momento, en cualquier dispositivo y en cualquier lugar, según las preferencias de cada uno. Se suma a esto la complejidad adicional que surge de los rápidos cambios en los gustos del público acerca del contenido, los servicios de vídeo y los dispositivos. Esto se hace evidente de forma especial en la generación millennial. De hecho, los cambios que se están produciendo son a tal escala que hasta el término “broadcasting” resulta difícil de justificar.

Se trata del contenido y de la experiencia. El contenido de calidad atraerá a los consumidores, que estarán dispuestos a suscribirse o a adoptar un modelo de pago por uso. No es solamente que el contenido sea atractivo o de calidad, sino que sea distribuido de manera efectiva. La combinación de contenido y experiencia de calidad atraerá y retendrá a la audiencia. Las tecnologías de transmisión tradicionales suponen una expectativa determinada de la experiencia visual. Recrear esto en el mundo online es crítico.

Ahora los distribuidores de contenido se enfrentan a la entrega de muchos “eventos” de contenido único. Cada evento es la petición de un individuo para acceder a determinado contenido desde el dispositivo de su elección a través de una compleja maraña de redes. Así que cada evento viene definido por el momento, el contenido, el espectador, la ubicación y el dispositivo. Los distribuidores de contenido tienen que manejar millones de estos eventos únicos, todos ellos al mismo tiempo y con la misma experiencia  en la retransmisión.

La distribución tradicional de contenido audiovisual se realizaba mediante una infraestructura física dedicada formada por antenas y satélites. Ahora consumimos nuestros vídeos a través de una compleja red IP integrada por proveedores de internet (ISP), Puntos Neutros y redes de distribución de contenido (CDN). Para colmo, hay que tener presente que el protocolo IP no está diseñado para el broadcasting, así que los paquetes IP se envían por rutas diferentes y por lo tanto ¡no llegan en el orden correcto! La buena noticia es que ahora somos capaces de diseñar arquitecturas de distribución que permiten ofrecer una buena experiencia de transmisión en este entorno nuevo y complejo.

¿Cómo puede hacer entonces un distribuidor de contenido para proporcionar una experiencia de usuario de calidad en este nuevo entorno? Algunos aspectos a considerar serían:

•             Proximidad al espectador: envíe el contenido para su distribución lo más cerca posible de la audiencia y asegúrese de contar con varios CDN que garanticen la experiencia.

•             Conectividad: ubique el contenido en un centro de datos en el que cuente con una amplia variedad de operadores telco, ISP y Puntos Neutros que sustenten los requerimientos de contribución y distribución de contenido.

•             Redundancia: dada la complejidad de la nueva cadena de distribución, hay que asegurarse de tener redundancia total. Esto significa contar con varios proveedores de conectividad, pero también con unas instalaciones que ofrezcan energía y refrigeración redundada y otras medidas de seguridad.

•             Flexibilidad: tener la capacidad de reaccionar rápidamente a las condiciones variables del mercado gracias a la elección de partners para la contribución, distribución y cualquier otro servicio para medios que se requiera, como la transcodificación.

La mejor manera de entregar el contenido a la audiencia de manera exitosa y gestionar la complejidad de la distribución es ubicar los equipos IT en un centro de datos profesional e hiperconectado, que cuente con amplias opciones de conectividad y todas las cabeceras de cable. De esa forma se mantiene el control y se puede elegir a los partners más apropiados para el negocio. La próxima vez que vea un vídeo en su dispositivo a una hora y en un lugar de su elección, piense en la complejidad que hay detrás para ese vídeo se muestre y las infraestructuras que soportan la distribución de ese contenido.