Contra el intrusismo no especializado en el área IT
29 de diciembre 2017
Por Juan Antonio López González, Ingeniero Preventa de Infraestructuras en Fibratel.
Juan Antonio López de Fibratel

Por Juan Antonio López, ingeniero preventa de Infraestructuras en Fibratel.

La consultoría y evaluación de proyectos IT pasa por una época de globalización que amenaza con eliminar la innovación que ofrecen los especialistas en la materia. Esta suerte de unificación de competencia la están llevando a cabo grandes compañías de servicios generales, que incluyen la implantación y mantenimiento de sistemas tecnológicos y de comunicaciones, como uno más de sus servicios de Prime Contractor tradicional, centrado en la construcción o alquiler de edificios y oficinas, su mantenimiento y los servicios generales propios del edificio.

Obviamente, estos profesionales no son expertos en TIC y subcontratan a otros para realizar este trabajo, pero siempre primando el coste final de los proyectos y no su idoneidad para el cliente. De hecho, se han comenzado a poner de moda la subasta de los servicios tecnológicos al mejor postor.

El cliente, muchas veces ajeno a estas prácticas que le perjudican y que enturbian el mercado, no prioriza en ocasiones las cualidades de los sistemas y servicios de comunicaciones del edificio que va a adquirir o alquilar y, mucho menos, de los subcontratistas que se encargan de su puesta a punto.

Como resultado, se está tensionando el mercado para proveedores especializados en IT, constructores de Data Centers y expertos en comunicaciones que, en muchos casos, nos vemos postergados en grandes proyectos que, prácticamente, se valoran “al peso”. Nuestra aportación y valor añadido, conocimiento profundo de la tecnología y experiencia en docenas de proyectos, no se tiene en consideración, en aras de un Project Manager que tiene otras prioridades.

Así, empresas que pretenden instalarse en cualquiera de las grandes capitales de nuestro país recurren a un actor único que tensiona el proyecto, rebajando los requerimientos que no estén específicamente detallados o pasando por alto sus prestaciones y cualidades de marca, en un tipo de prácticas nocivo para todo el sector.

Bien es cierto que este tipo de intrusismo tiene los días contados, cuando el cliente compruebe la calidad de los servicios que recibe, lo que se traduce en un sobrecoste, en detección de  las causas y reparación de los problemas.

Ante esta situación, Fibratel ha lanzado un servicio de auditoría y testeo de sistemas tecnológicos para identificar claramente todos los requerimientos que necesita el cliente, ya sea en proyectos de Data Center, de infraestructuras, cableado estructurado, instalación eléctrica destinada a IT, e incluso en soluciones básicas de comunicaciones unificadas, WiFi o Help Point. Nuestro objetivo es dar soporte directo para definir el proyecto definitivo, con especialistas en la materia que dominan la parte técnica y llevan la supervisión de todas las operaciones.

Se trata de una respuesta especializada a una necesidad cada vez mayor de muchos clientes, que pueden tener la tentación de recurrir a un proveedor de edificios o de servicios generales, en lugar de tratar con especialistas.

De este modo, el cliente no tendrá que desandar el camino, deshacer proyectos ya terminados y afrontar sobrecostes innecesarios, por la desinstalación o la migración de racks y servidores, que requieren un espacio adaptado y refrigerado, en entornos de temperatura y humedad específicos, así como un mantenimiento determinado.

Después de años en los que muchos han alardeado de compromiso con la innovación, transformación digital o modernización tecnológica, no es comprensible optar por soluciones “commodity”, implantadas y mantenidas por subcontratas, y encastradas en ofertas genéricas, que no se ajustan a la relevancia que los sistemas de información se han ganado en la empresa actual.

La carrera digital en la que todos estamos inmersos, obliga a contar con las tecnologías más indicadas para cada cliente, sector de actividad, tamaño y mercado, con un responsable de IT que tome parte en los consejos de dirección al más alto nivel y que sea un decisor relevante.

Este CIO podrá evaluar con criterio los aspectos tecnológicos que rodean a la compañía, sus necesidades y oportunidades, pero más importante, también conocerá con precisión los sistemas o redes que necesita su organización, con criterios de máxima profesionalidad.

No despreciemos las capacidades que las IT nos ofrecen hoy en día para impulsar y dinamizar las organizaciones. Valoremos su aportación al buen funcionamiento de nuestro negocio. Y confiemos solo en verdaderos especialistas. Si no, tendremos que decir aquello de que “lo barato y fácil sale caro” y hoy en día esto es algo que nadie se puede permitir.