El subsistema DCIM y las certificaciones de CPD
04 de abril 2018
El subsistema de monitorización y control de un centro de datos está fuera del alcance de la mayoría de las certificaciones. Vamos a razonar por qué, en nuestra opinión, es un error, y algunas ideas importantes que debemos de tener en cuenta.
DCIM

Por Isidro Ramos, socio director de AEON Ingeniería

 

Sin entrar en el marasmo de acrónimos, ni pretender ser dogmáticos en lo que es o no es, o en lo que debería ser el sistema de monitorización y control, pero sí despejar algunas dudas en cuanto a lo que nos encontramos habitualmente en los proyectos de centros de datos. De manera equivocada y como ha sucedido tantas veces, pasamos de tener una necesidad de gestionar, a inmediatamente y sin más reflexión, pasar a ver el software que nos va a ayudar a hacerlo.

Tradicionalmente, nos hemos encontrado con el BMS (Building Management System) también llamado BAS (Building Automation System) como conjunto de herramientas de software y dispositivos que nos permiten supervisar, controlar y tomar datos de dispositivos mecánicos y eléctricos, instalados en edificios con objeto de gestionar un edificio. Los BMS tradicionalmente han sido coto de los fabricantes de dispositivos, Honeywell, Johnson Controls, Schneider, Siemens, etc. con herramientas propietarias.

Hoy en día, si bien el protocolo no es un problema, sí suelen serlo el conocimiento y la programación, que acostumbra ser también muy cerrada, con los abusos que se han producido como consecuencia: todavía nos acordamos de haber pagado una factura de casi 2.000 euros por cambiar la dirección del correo electrónico de un BMS para poder recibir alertas. Pensamos que estas prácticas abusivas no durarán mucho, pero por desgracia han sido una constante en el sector. Una explicación que daban en su momento era, que mantener en plantilla a unos pocos desarrolladores era muy costoso para las pocas implantaciones que había. Pensamos que ese argumento ya no se sostiene. Pero el problema no es solo de los fabricantes y de sus políticas de comercialización, sino también de alcance y de conocimiento específico, sobre todo si hablamos de un campo tan especializado como es el de los centros de datos.

 

Para más información, haga click aquí