La virtualización de datos: el complemento para sacar el máximo partido al Agile BI
29 de octubre 2018
Por José Juan Sánchez, director de Marketing para EMEA en Denodo
Tags:
La virtualización de datos: el complemento para sacar el máximo partido al Agile BI

A la hora de hablar de crecimiento, las empresas españolas priorizan, por encima de todo, la mejora en la productividad. Y es que el 55% de las compañías nacionales tienen como foco principal la optimización de procesos para ser más eficientes, según concluye el informe ‘Perspectivas España 2018’, elaborado por KPMG y la CEOE.

Sin embargo, una de las barreras para optimizar los procesos en las empresas es la falta de acceso a información ágil y global del negocio en un entorno digital cada vez más dinámico y cambiante. Como dijo Peter Drucker, “no se puede mejorar lo que no se puede medir”, y hoy en día las empresas no pueden medir muchos de sus procesos porque los sistemas con los que trabajan están estructurados de forma departamental (por silos) donde cada área trabaja con sus propias aplicaciones y bases de datos aisladas e inconexas.

Si a esto le sumamos el hecho de que las empresas siguen contando con métodos de integración de datos que surgieron hace 20 ó 30 años y que dependen de una replicación constante de esos datos de un repositorio a otro, observamos que hay una demora importante en el acceso y entrega de información al negocio para la toma de decisiones. En consecuencia, el valor de cualquier analítica para la mejora de los procesos se reduce a una fracción importante de su potencial.

Como elemento clave para tener acceso a información del negocio en tiempo real, la innovación tecnológica de los últimos años ha permitido desplegar una gran variedad de soluciones encaminadas a agilizar la obtención de inteligencia del negocio. Una de ellas es la virtualización de datos y la agilidad que aporta a los entornos de Business Intelligence gracias a su arquitectura flexible y escalable.

La virtualización de datos proporciona vistas unificadas de los datos desde un gran número de fuentes, sin necesidad de recurrir a la replicación de toda la información. Desde la capa de virtualización, el usuario puede apuntar a las fuentes originales, almacenar los datos en caché de forma parcial y construir “data marts” virtuales que evitan la creación de nuevos repositorios.

Además, la virtualización de datos hace más sencillo cambiar las vistas de datos, por lo que la compañía incrementa así su agilidad a la hora de atender las peticiones de negocio.

La existencia de una capa de virtualización también aporta otras ventajas como el acceso a datos en tiempo real para BI operacional, la reducción de los tiempos de generación y entrega de informes a los usuarios, la integración de cualquier tipo de dato semiestructurado, estructurado o no estructurado, y la posibilidad de habilitar un autoservicio de BI, donde los usuarios de Negocio pueden ejecutar cualquier informe sobre los servicios de datos que estén habilitados.

En conclusión, la virtualización de datos aplicada a los entornos de BI aporta una visión global de cualquier aspecto del negocio sin necesidad de esperar meses a que esas vistas estén disponibles, lo cual repercute en una máxima agilidad para detectar oportunidades de mejora en los procesos de la empresa.