Microsoft implementa en Suecia su concepto de centro de datos sostenibles
29 de mayo 2019
La compañía presenta un nuevo planteamiento para el desarrollo de nuevos data center en el país nórdico. El objetivo es que se alimenten con energía cien por cien renovable en un futuro cercano.

Considerado como un país altamente sostenible, Suecia mantiene un fuerte compromiso con la reducción del impacto medioambiental. Una misión que su gobierno ha materializado con el desarrollo de un plan para eliminar progresivamente la dependencia de combustibles fósiles (Fossil Free Sweden). Microsoft tiene el mismo compromiso con la sostenibilidad. Por ese motivo, sus nuevos data centers suecos serán algunos de los más avanzados y sostenibles creados hasta la fecha en todo el mundo, gracias a su diseño vanguardista, al uso de energía procedente de fuentes 100% renovables y a la ejecución de planes de operaciones sin residuos.

Microsoft es una compañía neutral en emisiones de carbono desde 2012 y, desde entonces, sigue incrementando la cantidad de energía de fuentes renovables empleada, ya sea eólica, solar o hidroeléctrica. A principios de este año, el presidente de la multinacional, Brad Smith, confirmó que, para finales de 2019, la empresa alcanzará su objetivo de alimentar sus centros de datos con un 60% de energía renovable. A lo que también añadió su intención de conseguir el 70% para el año 2023 y su propósito de seguir avanzando hacia el 100%.

“Pretendemos que nuestros centros de datos en Suecia se encuentren entre los más sostenibles del mundo y tenemos la ambición de lograr operaciones con cero emisiones de CO2. El diseño del Centro que estamos desarrollando reforzará el compromiso permanente de Microsoft con la transición hacia un futuro sostenible y bajo en carbono”, comentó Noelle Walsh, vicepresidente corporativo de Operaciones Cloud e Innovación de Microsoft.

CPD de Microsoft en Suecia.

Microsoft colaborará con Vattenfall, uno de los mayores productores y distribuidores de electricidad y calefacción de Europa (con el apoyo de su equipo Node Pole), en el suministro de energía renovable para los futuros centros de datos. Las dos empresas también trabajarán en el desarrollo de soluciones para reducir la huella de carbono de los data centers y construir nuevas infraestructuras que garanticen el suministro energético a las instalaciones y zonas circundantes de Suecia en los próximos años. Con el tiempo, la nueva infraestructura ayudará a reducir aún más la huella de carbono de los centros de datos.

Microsoft y Vattenfall ya anunciaron el mayor acuerdo de energía eólica en los Países Bajos en 2017. La firma de Redmond compró el 100% de la energía generada en un parque eólico de 180 megavatios situado junto a su data center local en los Países Bajos. El parque eólico está siendo construido y operado por Vattenfall en el Wieringermeer Polder, al norte de Amsterdam.

“En Vattenfall estamos totalmente comprometidos en ayudar a nuestros clientes a eliminar la dependencia de los combustibles fósiles en solo una generación, por lo que esta asociación encaja muy bien en nuestra estrategia global. En colaboración con Microsoft, Vattenfall desarrollará una nueva infraestructura energética para apoyar el desarrollo del nuevo Centro de Datos en Suecia con el fin de garantizar el suministro energético a las instalaciones y una mayor fiabilidad para toda la región”, señaló Andreas Regnell, vicepresidente senior de Desarrollo Estratégico de Vattenfall. “Apoyaremos a Microsoft en la búsqueda y suministro de energías renovables para los futuros centros de datos y ayudaremos a proporcionar soluciones innovadoras para reducir su huella de carbono. Vattenfall Distribution, como propietario de la red regional, construirá la infraestructura de distribución necesaria para conectar las instalaciones a gran escala. Con el tiempo, la nueva infraestructura ayudará a reducir aún más la huella de carbono de los centros de datos y, al mismo tiempo, reforzará la ya de por sí sólida red eléctrica de Gävle y Sandviken en beneficio de los habitantes de la región”.

Microsoft colaborará con Vattenfall en el suministro de energía renovable para los futuros CPD.

Demanda creciente de servicios cloud

La demanda en Europa de servicios cloud sigue creciendo. En su informe de resultados del tercer trimestre de su año fiscal 2019, Microsoft indicó que la solicitud de su oferta cloud llevó los ingresos de la nube comercial hasta los 9.600 millones de dólares en su último trimestre, un 41% más que en el mismo periodo del año anterior.

Los nuevos CPD de Suecia engrosarán la actual red de centros europeos de Microsoft, sumándose a los ya planificados de Noruega y Suiza, y a los ya disponibles de Austria, Francia, Finlandia, Alemania, Irlanda, Países Bajos y Reino Unido.

Tal y como apuntan en el blog de la firma, La multinacional sigue centrándose en la investigación y el desarrollo (I+D) para lograr una mayor eficiencia y un incremento del uso de las energías renovables en toda su infraestructura global. Como parte de este proceso, también tiene previsto lanzar una nueva iniciativa de nube circular basada en datos y apoyada en el Internet de las Cosas (IoT), Blockchain e Inteligencia Artificial (IA) para supervisar el rendimiento y racionalizar la reutilización, reventa y reciclaje de los activos de los centros de datos, incluidos los servidores. Con otras innovaciones como el Project Natick, el primer centro de datos submarino del mundo, y el galardonado Advanced Energy Lab, la compañía continúa innovando y apostando por la sostenibilidad de los centros de datos, tanto para los nuevos proyectos como para los ya existentes.