“En el mundo CPD hay un redimensionamiento y una reingeniería de procesos”
06 de abril 2017
Carlos Sanz, director general de Fibratel

Fibratel incrementó un 6% su negocio en 2016. También aumentó plantilla un 10%. ¿Cuáles son las claves de su crecimiento?

Nuestra filosofía es la de penalizar en beneficios para poder crecer y prepararnos para el futuro. Nosotros en realidad comenzamos a vivir la crisis un poco tarde: nuestro mayor período de crisis fue en el año 2013, pero teníamos varios proyectos plurianuales, lo que nos permitió mantener nuestra cifra de negocio. Esos proyectos terminaron y ahí experimentamos una bajada, pero a partir de ese año también empezamos a crecer, y de hecho en 2015 aumentamos la facturación cerca del 20%. Ya en 2016 aumentamos un 6%. La previsión para 2017 es bastante buena porque ya tenemos varios proyectos nuevos en marcha. Somos muy optimistas, entre otras cosas porque ya se ve bastante inversión en clientes que hasta ahora se habían contenido. Nadie se quiere quedar a la cola en la innovación, especialmente en ciertos sectores como el hotelero, retail y en espacios de alta concurrencia.

 

La compañía se plantea para este ejercicio un ambicioso objetivo que le sitúe entre los principales players del mercado y unos ingresos cercanos a los 15 millones de euros, ¿cómo lo va a conseguir?

En primer lugar, queremos estar más presentes en el mercado. Queremos reforzar nuestra marca a través del refuerzo de nuestro departamento comercial y de preventa. Igualmente, estamos inmersos en un proceso interno de formación continua de nuestros empleados, haciendo un esfuerzo muy importante para formar a la plantilla en certificaciones, y también para poder abordar proyectos de alcance internacional. Necesitamos dotarnos de los recursos necesarios para poder llevarlos a cabo con éxito.

Igualmente, hemos potenciado el área de servicios, tanto de cara a la oferta como de ajuste en márgenes, con la intención de multiplicar nuestro crecimiento.

 

¿Cuál es la oferta de Fibratel?

Tenemos dos grandes líneas de negocio. Una es infraestructura, que es donde se engloba la solución de data center, y que supone un 65% de nuestra facturación global. Ayudamos a nuestros clientes a planificar una adecuada estrategia de centros de datos, y nos ocupamos de todo el proceso desde cero, desde la parte de ingeniería, a la energética, climatización, etc. para que un cliente pueda sacar el mayor rendimiento a sus equipos. Contamos también con una infraestructura de cableado inteligente gracias a nuestra alianza con CommScope. Nuestra otra línea de negocio son las comunicaciones. Nuestro partner principal aquí es Cisco, con quien tenemos muchos proyectos de Wi-Fi, especialmente en el segmento hotelero. También ofrecemos soluciones de videoconferencia y comunicaciones unificadas.

 Todo ello sin olvidar la parte de servicios que lo engloba todo. Es algo que estamos potenciando mucho más, ya que tenemos clientes desde hace 20 años, y queremos que siga siendo duradera. Por eso queremos consolidar nuestros servicios gestionados 24x7.

 

Carlos Sanz, director general de Fibratel

¿Cómo cree que está evolucionando el mercado de CPD en España?

Vemos que grandes proyectos de data center hay pocos. Lo que está habiendo más son adaptaciones y mejoras; es decir, renovaciones. Una tendencia interesante es que ahora se está priorizando por encima de todo el ahorro energético, y también la reducción al máximo del espacio para albergar los servidores que se necesitan para dar servicio. Nos hemos encontrado con clientes que en principio tenían un espacio de 70 m2, y lo han podido reducir a 25 m2. Es decir, están reduciendo hasta un tercio del espacio del que disponían antes. Hay un redimensionamiento y una reingeniería de procesos. La tendencia es consolidar centros de datos pequeños, entre 25 y 75 m2.

 

¿Considera que las empresas apuestan por construir su propio CPD o lo empiezan a delegar a un tercero?

Las grandes compañías van a seguir teniendo su data center propio. Muchos tienen su ‘disaster recovery’ en instalaciones propias. Sin embargo, algunas empresas se empiezan a dar cuenta de que es más rentable tener la replicación de los datos en un punto neutro. Pero en el caso de compañías que no son tan grandes, ya lo empiezan a repartir más, sobre todo por la ventaja de contar con varios operadores. En cualquier caso, todo el mundo sabe que disponer de un CPD propio conlleva unos altos costes que no todas las empresas se pueden permitir. La opción de pago por uso es fantástica, ya que implica un rápido retorno de la inversión.

 

¿Quiénes son sus partners en el mundo CPD?

Estamos colaborando para la parte de cableado con CommScope; en la parte eléctrica con Schneider electric; en la parte de climatización trabajamos con Vertiv. En la parte de armarios colaboramos con Rittal, y en comunicaciones con Cisco. Todo ello sin olvidar la seguridad, que abordamos con Check Point y Fortinet. Tampoco queremos extender demasiado el abanico de partners.

 

¿Qué proyectos de data center puede destacar?

Con una empresa automovilística hemos creado un data center que tiene unos 350 m2 de espacio, ya que necesitaban una adaptación: empezaban a estar desfasados con respecto a las nuevas normativas, en cuanto a detección de incendios, climatización, etc. También tenemos otro cliente, un banco, que, siguiendo con esa filosofía de reducir espacios, ha consolidado su CPD en unos 150 m2, aunque cuenta con algún espacio complementario más.

 

¿Dónde tiene oficinas Fibratel? ¿Tiene pensado dar el salto al extranjero?

Actualmente contamos con oficinas en Barcelona, Madrid y Sevilla. Ya estamos colaborando en proyectos en México, y también tenemos otra sede en Argentina. Tenemos algunos proyectos de despliegue de empresas españolas que están dando el salto fuera, tanto en Europa como en Latinoamérica, porque queremos estar ahí.