Vertiv define cuatro tendencias de futuro para una nueva era edge
17 de abril 2018
La compañía está celebrando en la ciudad croata de Zagreb su Summit con clientes y partners, donde destaca su reconversión ya consolidada desde Emerson Network Power, y por tanto, el profundo conocimiento de las nuevas necesidades de sus clientes.

“Hace un año se hablaba en el Mobile Word Congress de edge como una tendencia futura. Hoy ya está tomando forma, y empieza a haber ejemplos pioneros de casos de éxito. Edge es una realidad a la que hay que atender”. Con estas palabras Giordano Albertazzi, presidente de Vertiv EMEA, inauguraba una nueva edición de su Innovation Summit, donde partners y clientes han podido conocer de primera mano las últimas novedades de la compañía, que ya ha digerido su reconversión desde Emerson Network Power, y ahora, “con más experiencia y conocimiento del mercado”, está decidida a ocupar la primera plaza en su mercado.

“Este es un buen momento para Vertiv. Estamos preparados para asumir todos los retos que conlleva una era Edge. Este es ya nuestro segundo año como Vertiv, y el ser una compañía independiente nos ha permitido ser más ágiles y rápidos  a la hora de atender las necesidades de la industria. Nuestros procesos de toma de decisiones hoy son mucho más ágiles, somos menos burocráticos, y los clientes se están dando cuenta”, declaraba el presidente de EMEA a la prensa especializada. Uno de los pilares sobre los que se asienta esa nueva estrategia de centros de datos pasa por definir los cuatro arquetipos de Edge, con la consecuente tecnología para darles soporte. Tal y como explica Alex Pope, responsable de Desarrollo de Producto a nivel mundial de la compañía, “el problema no radica tanto en el centro de datos como en la capacidad de las TI para soportar toda la infraestructura que se nos viene encima, pero un CPD debe saber acompañar ese proceso, que destaca por un uso masivo e intensivo de datos para lo que hay que estar preparados”.

De izquierda a derecha: Andrew Donoghue, director of analyst relations EMEA, Vertiv; Giordano Albertazzi, president for Vertiv in Europe, Middle East and Africa; y Alex Pope, director of product management, global solutions, Vertiv

Por ello, los expertos en Edge de Vertiv, junto con una consultora independiente, identificaron más de 100 casos del uso y ajustaron la lista a los 24 que, según se estima, tienen el mayor impacto en los negocios y en los usuarios finales, de acuerdo con sus previsiones de crecimiento, importancia crítica e impacto económico.

Los expertos identificaron series de datos centradas en los requerimientos de cargas de trabajo para cada caso de uso de edge y las respectivas necesidades para su rendimiento, disponibilidad y seguridad. En este sentido, estudiaron los requisitos específicos del rendimiento, incluyendo la latencia, disponibilidad, adaptabilidad y seguridad, junto con la necesidad de cifrado, autenticación y cumplimiento de la normativa. Asimismo, analizaron la necesidad de integrarse con aplicaciones actuales o tradicionales y otras fuentes de datos, al tiempo que tuvieron en cuenta el número de localizaciones de edge en una red determinada.

“Al analizar qué ventajas realmente son significativas en todas sus diferentes formas – desde la distribución de contenido hasta los vehículos autónomos –, podemos ayudar a nuestros clientes, socios y otros públicos de interés a agilizar y focalizar sus estrategias de edge", asegura Albertazzi.

Equipos de la compañía en la sala de demos del Vertiv Innovation Summit.

Los cuatro arquetipos son:

  • Aplicaciones con uso intensivo de datos – Esto comprende casos de uso donde la cantidad de información hace imposible la transferencia a través de la red directamente a la nube o de la nube al punto de uso debido a incidencias con el volumen de datos, el coste o la banda ancha. El ejemplo que más se utiliza es la difusión de contenido de alta definición, donde los principales proveedores de contenido como Amazon y Netflix se asocian de forma activa con suministradores de colocation para extender las redes de distribución, con el fin de acercar más los vídeos de streaming con uso intensivo de datos a los usuarios y así reducir costes y latencia.
  • Aplicaciones sensibles a la latencia humana – Este arquetipo incluye casos de uso en los que se optimizan los servicios para el consumo humano, y todo gira en torno a la velocidad. El retraso en la entrega de información influye de forma negativa en la experiencia del usuario en la tecnología, con lo que probablemente contribuye a la reducción de la rentabilidad y las ventas del minorista.
  • Aplicaciones sensibles a la latencia máquina-máquina – La velocidad es también la característica distintiva de este modelo, que comprende el comercio bursátil, la red eléctrica inteligente, la seguridad inteligente, el análisis en tiempo real, la distribución de contenido de latencia baja, y simulaciones de fuerza de defensa. Dado que las máquinas pueden procesar la información mucho más rápido que los humanos, las consecuencias de una distribución lenta son mucho más altas que en el modelo de latencia humana.
  • Aplicaciones cruciales para la vida – Este modelo engloba casos de uso que directamente impactan en la salud y la seguridad del ser humano. Por tanto, la velocidad y la fiabilidad son vitales. Los casos de uso son el transporte inteligente, la salud digital, los coches conectados/autónomos, los robots autónomos y los drones

Cabe destacar que la compañía se va a empezar a volcar más que nunca en los mercados verticales, los nuevos pilares estratégicos sobre los que se va a centrar su renovada estrategia. Por tanto, sectores como telecomunicaciones, utilities, fabricación, sanidad y transportes serán los primeros en los que se volcarán en los próximos meses.