Las empresas españolas no podrán pasar por alto el Big Data
06 de abril 2017
Por Jesús Pedro Cristóbal Asorey, director y profesor Máster Big Data & Business Analytics en Consulta International Business School.
Tags:
Importancia del Big Data

Por Jesús Pedro Cristobal Asorey, director y profesor máster Big Data & Business Analytics en Consulta International Business School.

El constante flujo de información que se genera hoy en día en todos los ámbitos, hace que muchas empresas tengan que recurrir a centros de datos profesionales para ser capaces de gestionar todo el volumen de información producido y sacarle el máximo partido posible. En los próximos años las compañías españolas ya no podrán pasar por alto tomar ciertas decisiones clave sobre cómo manejar sus datos.

Como profesional del sector, con más de siete años de experiencia en SAND, uno de los principales proveedores de servicios de Consultoría de Inteligencia de Negocio y Soluciones de Information Management de España, este manejo de datos permiten a cualquier compañía a un coste mucho más pequeño del que venía siendo en el pasado con tecnologías más convencionales, almacenar y explotar grandes cantidades de datos para mejorar su oferta de bienes o servicios.

Sin embargo, los centros de datos no tienen que limitarse al almacenamiento de información y deben aportar valor añadido a las empresas que los contratan ya que saben antes que los clientes lo que necesitan. De esta manera se puede ofrecer un servicio más económico y escalable. Es posibe optimizar la entrega del servicio sabiendo el número de incidencias que se pueden generar, de que tipo son y como solucionarlas para así minimizarlas. Además, la aplicación de técnicas como el machine learning para que los propios sistemas inteligentes autoaprendan permite el ahorro de costes y la mejora del servicio, así como añadir otros nuevos. Los sistemas, al tener un gran volumen de datos, permiten a través de algoritmos y las técnicas de IA (Inteligencia Artificial), ser capaces de autoaprender,  lo que permite que los data center sean mucho más autónomos en su propia autogestión.

En cuanto a los retos a los que se enfrentan los centros de datos, el primero de ellos es la transformación. Se pasa de ofrecer máquinas que crezcan en tamaño ante las necesidades de los clientes, a ofrecer máquinas más pequeñas que crecen en paralelo, con lo que se consigue que el rendimiento sea mejor al aplicar técnicas de Big Data. Asi, se logra gestionar más clientes y más datos con el mismo espacio a un menor coste. Los data center tienen que adaptarse a este tipo de oferta y permitir a los clientes crecer en horizontal. Otro de los retos será la transformación de hardware, aunque a corto plazo no será necesaria.  A día de hoy es más un cambio en cuanto a los procesos y, muy importante, la cualificación de los empleados de los centro de datos.

Tras las últimas noticias sobre el espionaje y la filtración de datos de miles de personas de todo el mundo solo queda afirmar que lo que hoy es seguro mañana puede no serlo. Por ello, suelo decir que la seguridad no es una meta, sino un viaje. Todos los días aparecen brechas de seguridad, no solo en los data centers sino en cualquier infraestructura y muchas veces la protección depende de lo codiciado que sea lo que hay dentro. Por ello, en el momento en que se conoce que alguien ha vulnerado una seguridad automáticamente se trabaja en solucionarla.

Como siempre que se produce un cambio, se abren nuevas oportunidades y con ello, los centros de datos tienen ante si una ocasion espectacular. Un centro de datos es el contendor de muchísima información de sus clientes. La capacidad para ofertar servicios sobre esos datos para empresas que no tengan la posibilidad o las ganas para gestionarlos es enorme. Algoritmos, machine learning, análisis predictivos, soluciones de análisis de datos para los clientes... En definitiva, ofrecer a los clientes esa diferenciación para que exploten sus capacidades.