Interxion MAD2 se acondiciona para acoger clientes cloud
09 de marzo 2015
Robert Assink, director general de Interxion España, explica cómo el CPD MAD2 está habilitándose para recibir usuarios que eligen servicios en la nube, principalmente.

Artículo escrito por Rufino Contreras, redactor jefe de COMPUTING.

¿Cuáles son los criterios determinantes a la hora de instalar un CPD? Este puede ser concebido como un centro de costes, cuando es una organización concreta quien lo implanta para la distribución interna de los servicios TIC; o de ingresos, cuando forma parte de su modelo de negocio, como es el caso de Interxion, que se puede definir como proveedor de servicios de alojamiento. Robert Assink, director general de Interxion España, confirma este extremo: “nuestro modelo se denomina ‘centro de datos independiente’ ya que no somos operadora de telecomunicaciones, prestador de servicios gestionados o de hosting, ni tampoco ISP. No ofrecemos servicios basados en sistemas o comunicaciones. Venimos del mundo de la electromecánica. Nuestros profesionales están especializados en este campo y construimos el centro para prestar servicios a todos los demás jugadores”. Lo principal es que sean edificios interconectados, propiciando un ecosistema similar al del aeropuerto. “Aena opera Adolfo Suárez, pero Adolfo Suárez no es Iberia. Aena tiene una infraestructura compartida que oferta servicios a terceros: líneas aéreas, taxis, autobuses, parking, etcétera”. Trasladándolo a un centro de datos, “Interxion sería un Aena. Los operadores traen su línea de fibra óptica; serían las líneas aéreas. Luego están los ISP, los hosters o empresas de cloud quines instalan sus marcas aquí, para utilizar las redes de Telefónica y demás con las que conectarse con el resto del mundo. Serían las tiendas del aeropuerto”, completa el símil el directivo.

Para Assink, “la independencia estriba en que todos los que utilizan nuestro servicio, que instalan su plataforma tecnológica en nuestras instalaciones, tienen acceso a todos los tipos de servicios, que no son de nuestra propiedad. Esto hace que exista un entorno óptimo de oferta y demanda, mayor oferta y mayor calidad al menor precio”. En ningún caso Interxion cobra por la conectividad. El cliente les paga por el housing y contrata los servicios a los demás que están en ese entorno. La compañía invierte en infraestructura física y cobra cuotas mensuales a sus clientes, a quienes proporciona conectividad y servicios de CPD a los que en muchos casos no podrían acceder por sus propios medios. Las operadoras cohabitan en igualdad de condiciones proporcionando su fibra óptica. “Nuestros clientes pueden precisar de una línea punto a punto con Zaragoza a través de Telefónica o conectarse con Asturias a través de Telecable. Todos los operadores están aquí”. Los periodos de amortización son razonables. Como puntualiza el directivo: “la amortización de un centro de datos se basa en la estimación de la vida útil de cada elemento. Por ello, la amortización como un todo no es realista, siendo la amortización de las partes: la construcción del edificio oscila entre 15 y 30 años y el equipamiento mecánico entre cinco y 20 años”.

 

Robert Assink, director general de Interxion España.

 

Interxion se ha ido ubicando en las principales capitales europeas (París, Frankfurt, Londres, Amsterdam) donde hay mayor concentración del PIB y donde imperan razones de peso geoestratégico ya que conforman centros neurálgicos de negocio o de tráfico de mercancías. En Madrid, la localización elegida fue el ya conocido como ‘Silicon Alley’ (Barrio de San Blas) por tres argumentos básicos: “disponibilidad de fibra óptica, cercanía con Telefónica y por contar con la suficiente potencia eléctrica”. El ecosistema ha ido retroalimentándose y creciendo hasta tal punto que Interxion prepara un segundo CPD MAD2, anexo al MAD1 para poder alojar a futuros clientes, muchos de los cuales llegan de la mano del cloud.

De hecho, los servicios cloud suponen ya el 38% de los ingresos de Interxion. “Hay muchos servicios que no requieren en sí la cercanía física, pero en nuestro negocio es importante para poder ofrecer valor. Lo cual traduce en menor latencia y en que las redes sean más rápidas. Todo negocio de Internet tiene que ser seguro y rápido”, afirma Assink. El directivo ve con optimismo el futuro, dado que vivimos un apasionante momento de apertura hacia los servicios en la nube. Y es para frotarse las manos, se calcula que el mercado mundial de software representa unos siete ‘trillones’ de dólares, y que un trozo de esta tarta se mueve al cloud. Sólo el 10% de este montante ronda los 700.000 millones. Se abre, pues, una veta importante, para un negocio que está todavía en sus albores, e Interxion se encuentra en la parrilla de salida presto a ocupar un lugar preferente.