El número de empresarios que prevén reducir sus inversiones se triplica en un año
13 noviembre 2020
A la espera de los fondos europeos, uno de cada cuatro empresarios españoles prevé reducir las inversiones en su empresa, aunque las inversiones en I+D y tecnología son las más resistentes.
Tags:
El número de empresarios que prevén reducir sus inversiones se triplica en un año

La incertidumbre provocada por la pandemia ha generado un ‘efecto prudencia’ entre los directivos del middle-market en España, que está teniendo un impacto directo en las inversiones previstas en sus organizaciones. A la espera todavía de la llegada de los Fondos de Recuperación Europeos, previsiblemente durante la próxima primavera, los empresarios están a la expectativa en relación a sus planes de mejora y renovación.

Este es uno de los principales hallazgos de la última edición del Global Business Pulse de la firma de servicios profesionales Grant Thornton, que analiza el impacto de la pandemia en el tejido empresarial basado en una encuesta a más de 5.000 ejecutivos de 35 países de todo el mundo, 400 de ellos en España (empresas de entre a 50 a 500 empleados).

En concreto, uno de cada cuatro directivos entrevistados reconoce que reducirá el presupuesto para inversiones durante los próximo doce meses: una cifra que se encuentra muy por debajo a la de hace un año, cuando solo un 9% tenía previsto recortar la inversión en mejoras. Estas previsiones son idénticas a las de los empresarios del conjunto de Europa (25%) y muy parecidas a la media mundial (23%).

En un contexto en el que los empresarios españoles reconocen su preocupación sobre la evolución inmediata de sus negocios y donde un 75% se muestran convencidos de que sus ingresos se van a reducir este año, todos los tipos de inversión presentan un importante parón.

Bajada en todas las áreas de inversión

La partida de inversión que más se resiente en un contexto todavía de pandemia e incertidumbre es la destinada a nuevas plantas y maquinaria. Los empresarios españoles que prevén reducirla se han triplicado en un año hasta representar el 30% del total. De nuevo, un dato idéntico al de la media europea.

La partida destinada a inversión en inmuebles también se verá penalizada. La incertidumbre macroeconómica, unida a la inseguridad generada por la regulación del mercado del alquiler en Comunidades Autónomas como Cataluña, mantiene al empresario del mid-market a la expectativa. En concreto, uno de cada cuatro directivos españoles (24%) asegura que reducirá su presupuesto para la adquisición de nuevos edificios, muy por encima del 9% que preveía recortar esa partida en el primer semestre de 2019. Los planes de sus homólogos europeos son incluso más conservadores: en Francia, un 24% dice que recortará su inversión en nuevos edificios durante los próximos 12 meses, y en Alemania el porcentaje asciende al 34%.

Aunque un 58% de los directivos españoles están convencidos de que la recuperación vendrá de la mano de la transformación digital (muy por encima del 36% de la media europea), la activación de nuevas inversiones en relación con el I+D y las nuevas tecnologías también se están viendo penalizadas. El 22% de los directivos consultados en España reconocen que reducirán su inversión en proyectos de I+D, 15 puntos más que hace un año, cuando sólo un 7% preveía recortes en esta partida.

Ocurre lo mismo con las nuevas tecnologías. Los líderes empresariales que prevén recortar su gasto ha aumentado 13 puntos con respecto al primer semestre de 2019, cuando solo un 9% afirmaba que iba a reducir esa partida. Para el presidente de Grant Thornton, Ramón Galcerán, “pese a que las perspectivas de inversión en I+D y tecnología son las que menos se han reducido, es importante que nuestras empresas no pierdan el tren de la digitalización por culpa de la pandemia. En este sentido, el reciente aumento de la partida de los Presupuestos Generales del Estado destinada al I+D+i puede ser un estímulo para que nuestros empresarios sigan vinculando recuperación con desarrollo tecnológico”.

Necesidad de formación y nuevas aptitudes profesionales

La falta de un horizonte de seguridad económica como consecuencia de la pandemia está afectando también al crecimiento y desarrollo de las plantillas. Sólo un 23% de los líderes empresariales nacionales prevén aumentar su contratación durante el próximo año, y la inversión destinada a la capacitación y formación de sus equipos también ha registrado un importante parón.

Tres de cada 10 empresarios consultados por Grant Thornton reconocen que reducirán su inversión en proyectos orientados a la cualificación de su personal y plantillas durante el próximo año, cuando hace un año apenas uno de cada 10 iba a recortar esa partida. “Resulta prioritario que los empresarios no congelen la formación y desarrollo profesional de sus profesionales en estos momentos, sobre todo en áreas que tengan que ver con sus destrezas digitales. El impacto del Covid-19 nos enfrentará a un futuro inmediato con importantes cambios que requerirán nuevas aptitudes y capacidades por parte de los profesionales de cualquier sector”, señala Galcerán.

Pese a este parón de la inversión en formación y desarrollo de nuevas habilidades, los directivos nacionales son plenamente conscientes de la importancia de la cualificación del personal para enfrentarse a los retos post-pandemia. De hecho, preguntados sobre la disponibilidad de trabajadores cualificados, un 40% reconocen tener dificultades para encontrar los perfiles que necesita su organización.