Commtech: Andrés J. Sepúlveda, director gerente para Iberia
10 de febrero 2015
"Somos pioneros en España en el área de commissioning"

El responsable máximo de Commtech en nuestro país explica lo decisivo que es realizar commissioning en un centro de datos si no queremos encontrarnos con sorpresas desagradables. Sepúlveda reconoce que, a día de hoy, en España, sólo las grandes cuentas con proyectos de envergadura recurren al commissioning y el resto sigue cayendo en el error de conformarse con un mantenimiento reactivo de equipos.


PREGUNTA: Ustedes empiezan siendo una empresa instaladora de equipos de climatización y ahora son reconocidos como una de las principales compañías especializadas en commissioning, ¿cuándo dieron el salto a este mercado?
RESPUESTA: Históricamente somos una empresa fundada en 2002 que originariamente pertenecía al grupo inglés IMI y que, desde 2009, pasa a ser una filial de la multinacional sueca  Fagerhult Latour AB. Si tuviera que hacer un balance te diría que, a lo largo de estos años, hemos evolucionado mucho; tal y como apuntas, empezamos siendo una empresa de ejecución y puesta en marcha de instalaciones de climatización en edificios y ahora somos también una compañía especializada en la realización de commissioning integral para todo tipo de edificios y complejos industriales, entre los que se incluyen los centros de proceso de datos.
 

 

PREGUNTA: ¿Cuándo comenzó el mercado español a interesarse por el commissioning y qué elementos diferenciadores ha encontrado desde entonces hasta ahora?
RESPUESTA: De partida me gustaría aclarar que nosotros seguimos ofreciendo servicios asociados a la climatización pero, en 2007, empezamos a ofrecer también commissioning. Si tuviera que resaltar algún elemento diferenciador entre el modelo de trabajo en los comienzos y ahora resaltaría que antes trabajábamos para instaladores y ahora lo hacemos directamente para el cliente, eso sí, se trata de CPDs o edificaciones de gran calado, no para una mediana o pequeña empresa.

En Commtech podemos decir con orgullo que somos una empresa pionera en España en el área de commissioning, hemos creado esta necesidad. Antes el mercado lo demandaba de otra manera, simplemente el instalador nos solicitaba una puesta en marcha del equipamiento como garantía de que había dejado todo bien instalado y el cliente se fiaba ciegamente del instalador. Ahora, nosotros somos los ojos del cliente final y actuamos de modo más independiente con respecto al instalador, comprobamos y validamos los resultados de la puesta en marcha.

Andrés J. Sepúlveda, director gerente de Commtech para Iberia.


PREGUNTA: Discúlpeme pero no aprecio un gran matiz diferenciador entre los dos modelos, excepto que en un caso les contrata el instalador y en otro el cliente…
RESPUESTA: Bueno, cuando lo hace el cliente, el trabajo del commissioning comienza mucho antes y no deja ningún cabo suelto. Antes, cuando un edificio pasaba de la fase de instalación a la de desarrollo surgían muchos problemas porque la puesta en marcha y la instalación no habían sido las adecuadas, entonces se veía que había habido fallos en las primeras etapas y que al poner todo en marcha ya era muy difícil de subsanar con el edificio ocupado y necesitando rendir al cien por cien.


PREGUNTA: Tengo entendido que actualmente el peso del commissioning en su cuenta de resultados es superior a su negocio primigenio de instaladores de climatización, ¿es así?
RESPUESTA: Sí, en 2002 el cien por cien de la facturación provenía de puestas en marcha de equipamiento asociado a la climatización. Ahora mismo, la actividad asociada a commissioning supone el 80% del negocio, mientras que el 20% restante lo aporta la puesta en marcha de equipamiento, fundamentalmente asociado a climatización.


PREGUNTA: ¿Se dedican también a hacer proyectos de retrocommissioning?
RESPUESTA: Sí los demandan los clientes sí, lo único que son bastante más inusuales, por no hablar de la complejidad que conlleva, piensa que se trata de realizar una auditoría de cómo funciona el edificio y, en función de ello, detectar posibles mejoras; el inconveniente es que en muchos casos está todo tan atado y ha funcionado con problemas durante tanto tiempo que es muy difícil encontrar la solución sin parar la producción, por ejemplo.


PREGUNTA: ¿Desde que existe el commissioning qué sentido tienen las auditorías, si se quedan claramente más cortas?
RESPUESTA: Es una pregunta cuya respuesta debe dar el cliente, más que un proveedor… tienes razón en el sentido de que una auditoría analiza pero se queda en un terreno más teórico, mientras que nosotros realizamos su tarea y luego hacemos comprobaciones in situ y damos un informe con resultados de las pruebas prácticas realizadas. Si tuviera que destacar una ventaja de la auditoría frente a las ofertas de nuestro sector es que la auditoría es un mercado abierto, hay auditorías de todo, mientras que nosotros no hacemos auditorías y pruebas energéticas, por ejemplo.


PREGUNTA: ¿Le parece que los clientes españoles están concienciados de la necesidad de hacer commissioning?
RESPUESTA: Depende del tipo de propiedad y de cómo se encuentre su CPD. Me explico. Si es una gran cuenta que va a construir un centro de datos de cero, está concienciado de que es necesario hacer las cosas bien desde el minuto uno y confía en el commissioning. En el caso de los centros de datos ya construidos y, tal vez muy obsoletos, el cambio es tan grande y supone una inversión tal que el cliente se piensa muy bien si hacer retrocommissioning o no.  

En cuanto al tipo de propiedad también destacaría otro matiz, si hablas con el cliente directamente y éste cuenta con un departamento técnico, suelen ser proclives a montar commissioning; pero cuando es una promotora la que realiza el proyecto y quiere sacarlo al mercado a bajo coste, el factor económico suele tirar para atrás el commissioning.
 

PREGUNTA: ¿El commissioning ayuda a ganar en eficiencia energética?
RESPUESTA: Absolutamente. Un commissioning va a hacer que el consumo energético del edificio esté en proporción directa con la demanda del edificio.
 

PREGUNTA: ¿Cuál es el fallo que más frecuentemente encuentran al realizar un commissioning en el mercado de los centros de datos?
RESPUESTA: El principal fallo es que el cliente no decide a tiempo apostar por el commissioning. Tenemos que entrar en el proyecto cuanto antes, aunque la puesta en marcha sea al final hay que verificar que todo es correcto en las fases anteriores y comprobar que todo se va construyendo conforme a lo planificado. En muchos casos, el fallo viene porque no entramos desde el inicio.


PREGUNTA: ¿Cada cuánto tiempo tiene sentido hacer revisiones periódicas de commissioning o, dicho de otro modo, cada cuando se debería hacer un commissioning de refresco en un CPD que ya pasó en su día el commissioning?
RESPUESTA: En todo CPD, cuando ya pasa a ser operado, se tiene que hacer una auditoría, se trata del ‘on going commissioning’ o commisioning a lo largo del tiempo, hay que someterlos a pruebas con una regularidad. En el plan de explotación tiene que contemplarse la realización de unas pruebas con regularidad cada 2 años o cada ciertos meses. Y esto se debe hacer sí o sí, lo contrario es recurrir a un mantenimiento reactivo, si el cliente no quiere cometer errores, lo adecuado es apostar por un mantenimiento proactivo.