“Antes se priorizaba la fiabilidad y escalabilidad en un CPD. Hoy la sostenibilidad ya forma parte de esa ecuación”
07 febrero 2020
Carlos Martínez, Pre Sales & Sales Support Manager de Vertiv, cuenta a Data Center Market las últimas tendencias en climatización de un centro de datos. Pero también resalta la importancia de la sostenibilidad ambiental.
Carlos Martínez de Vertiv

La temperatura media del centro de datos va en aumento, ¿de cuántos grados estamos hablando? ¿Cuándo parará este crecimiento?

Es un hecho. En los últimos años la temperatura en los centros de datos ha ido en aumento. Si nos remontamos al año 2004, la propia Ashrae en sus diferentes especificaciones y comités técnicos recomendaba una horquilla entre los 20 y los 25 grados. Hoy ya se ha estipulado que puede ser entre los 18 y 27, e incluso 32 grados. Esto se debe a la propia electrónica de los servidores de almacenamiento que así lo permiten, y creo que esa tendencia va a seguir su curso. De hecho, los fabricantes de equipos de climatización nos vamos a ver obligados a diseñar sistemas no tanto destinados a la producción de frío, sino a la gestión del calor en los centros de datos.

Una de las técnicas que se están utilizando para mantener a raya la temperatura es el uso de agua refrigerada, ¿en qué consiste este procedimiento y qué beneficios aporta?

El agua es un recurso natural que tiene una gran capacidad para absorber energía. La técnica consiste en enfriar el agua en una enfriadora que normalmente se coloca en las azoteas de los edificios y la hacemos circular en una red de tuberías hasta llegar a las climatizadoras interiores. Una climatizadora está compuesta por una batería de agua y un tren de ventiladores que recogen el aire caliente proveniente de la sala, para hacerlo pasar por esa batería de agua fría, con la intención de devolverlo a una temperatura menor al propio ambiente del CPD.

¿Para qué tipo de centros de datos o para qué requerimientos es útil esta técnica?

El agua refrigerada se suele utilizar cuando el calor a disipar es superior a unos 200 o 300 kilowatios. Hasta esos rangos suelen utilizarse distintos equipos como equipos de expansión directa. A partir de unos 200 kilovatios, el agua suele ser más eficiente.

¿Qué otros métodos consiguen enfriar adecuadamente los centros de datos?

Hay bastantes opciones. La más tradicional de ellas son los sistemas basados en expansión directa con gas refrigerante. También hay sistemas de free cooling ya implementados desde hace tiempo, y sistemas de agua refrigerada adiabática, que no deja de ser un panel húmedo para poder reducir la temperatura del aire exterior. Últimamente, y Vertiv ha hecho un especial esfuerzo en este campo, también existen sistemas evaporativos, que empiezan a ser tendencia. Este sistema se basa en cruzar dos flujos de aire cálido proveniente del CPD con un flujo de aire del exterior, sin que se produzca una mezcla física del aire para devolverlo a la sala con una temperatura menor. De hecho, estos sistemas están dotados con refrigeración mecánica basada en compresor para poder entregar ese 100% de capacidad frigorífica pensada para que entre en funcionamiento cuando las condiciones así lo requieran. Igualmente, están los sistemas de refrigeración líquida, que consisten en llevar el líquido refrigerante hasta el propio rack al calor e incluso más allá hasta del propio chip de la placa donde se genera ese calor sensible. Finalmente, destacar otra técnica, mucho más moderna y de cara al futuro, que es la refrigeración por inmersión, y consiste en sumergir directamente el servidor en un líquido refrigerante. Es una técnica muy incipiente. 

Según sea el data center, ¿hay una medida más adecuada que otra para gestionar el clima?

Efectivamente. Es fundamental conocer los datos de partida del diseño del CPD; es decir, conocer la carga térmica de la que estamos hablando, su potencia inicial, junto con la potencia final de diseño, puesto que son elementos esenciales para poder elegir la mejor fórmula. Igualmente importante es conocer el entorno físico y la climatología de la zona donde se va a localizar el CPD.

¿Qué técnicas se están utilizando hoy más en España?

Sobre todo soluciones encaminadas hacia el agua refrigerada. Aunque si estamos hablando de entornos por encima de 1 megawatio los sistemas evaporativos ganan terreno, debido a que son más eficientes con el medio ambiente y porque al final de año la factura eléctrica se resiente menos.

Momento de la entrevista con Carlos Martínez de Vertiv

¿Qué importancia tiene en este ámbito el cerramiento de pasillos?

A día de hoy, los fabricantes de equipos de climatización nos tenemos que centrar más en sistemas no tanto para generar frío como para eliminar el calor y para hacer una correcta gestión de los ambientes fríos y cálidos del CPD. Y para esto, el cerramiento de pasillos cobra una importancia vital. También permite ahorros en la energía eléctrica. 

Cuando se habla de climatización en el CPD todavía se sigue aludiendo al PUE, ¿tiene esta métrica una utilidad real? ¿Por qué? ¿En qué valores se mueve actualmente?

Para mejorar algo tenemos que saber dónde nos encontramos. Por eso es importante medir. El PUE es una métrica que nos ayuda a medir la efectividad en el uso de la energía. Es el cociente entre la cantidad de energía que se aporta al CPD dividido por la energía que realmente alimenta la carga IT. Un CPD con un PUE en torno al 2 es claramente mejorable. Lo óptimo debe ser un 1,2 o 1,25.

Pero hay más métricas. Hay más elementos que arrojan datos sobre lo eficiente que es un centro de datos. Por ejemplo, el agua. Y más concretamente el WUE, que mide la cantidad de agua que necesita el CPD relacionada con la energía destinada a refrigerar. Todos nuestros sistemas en Vertiv miden estos parámetros para saber cuál es el recurso más eficiente. Porque el PUE como valor absoluto no dice nada: deben añadirse otras métricas. Por ejemplo, un CPD ubicado en Suecia o Noruega con un PUE de 1,3 es mejorable teniendo en cuenta su entorno. En Cádiz o Sevilla por ejemplo, esa misma cifra sería razonable.

¿Cómo encaja la climatización con el medio ambiente? Los centros de datos consumen mucha energía por diferentes vías. ¿Qué están haciendo los fabricantes como Vertiv en esta materia?

Es un hecho. Hay grandes retos a los que nos enfrentamos las grandes empresas. Hace unos años, los parámetros de diseño fundamentales a la hora de construir un CPD se centraban en fiabilidad, escalabilidad y eficiencia. Pero también desde hace algún tiempo, la sostenibilidad está empezando a formar parte de esta ecuación. Hoy en día, cualquier CPD que se precie está diseñado bajo este parámetro. Todo apunta a que es necesario empezar a crear fuentes de energía medioambientalmente sostenibles, y para ello es necesario fomentar las energías renovables, como la energía termo solar, la fotovoltaica y la eólica.

En países europeos como Alemania o Dinamarca, en los últimos años se están realizando fuertes inversiones en energía solar, cuando climatológicamente no son países que suelen tener las condiciones más idóneas. Esto nos debería invitar a hacer una reflexión interna como país, porque nuestras condiciones son mucho más óptimas. El camino a seguir pasa por tener en cuenta a las energías renovables.

El problema sobre todo está en los centros de datos ya construidos…

Es correcto, pero también hay que decir que en muchos casos ya se están acometiendo planes de renovación de CPD antiguos donde ya se están implementando medidas para renovar equipos de producción de agua y sobre todo las climatizadoras interiores.