“Los canales digitales y el e-commerce están siendo un paracaídas para capear la crisis del COVID-19”
05 agosto 2020
Entrevista a Antonio Chamorro Caballero, Director de Estrategia de atSistemas
Tags:
Antonio Chamorro Caballero, Director de Estrategia de atSistemas

¿Qué cambios tecnológicos cree que ha traído consigo la crisis del Covid-19? ¿Ha habido un antes y un después?

La crisis del Covid-19 ha tenido como protagonista particular a la tecnología. La tecnología es lo que nos ha permitido que, a pesar del confinamiento que hemos sufrido, se haya mantenido funcionando gran parte de la estructura económica. Es inimaginable cómo podría haber sido el confinamiento sin el soporte tecnológico, no sólo a nivel económico sino también a nivel social. Con este punto de partida, creo que nadie duda que se ha marcado un antes y un después que va a fomentar y acelerar la digitalización a todos los niveles.

¿Cuáles han sido las tecnologías más demandadas durante la crisis en términos generales?

La correcta implementación tecnológica va a hacer que podamos abordar los cambios necesarios adaptándonos a los niveles de eficiencia, velocidad, agilidad, productividad y calidad que requiere el negocio.

De poco sirve ser ágiles teniendo ideas brillantes que nos lleven a una ventaja competitiva si la rigidez de nuestros sistemas y procedimientos no nos permiten implantarlas con la misma agilidad. 

Para conseguir esto han sido claves tanto la implantación de metodologías ágiles en los proyectos como tener ciclos de vida de desarrollo de software apoyado por DevOps.

La evolución de la analítica de datos ha permitido la automatización de tareas complejas, dando pie a la inteligencia artificial a desarrollar todo su potencial en un terreno donde las capacidades de predicción y la identificación de patrones ocultos pueden ser la diferencia entre sobrevivir y caer para aquellas empresas que se encuentran en mercados altamente inciertos y competitivos.

La tendencia WFH (working from home) impulsa las tecnologías que facilitan el trabajo remoto y la digitalización del puesto de trabajo proporcionando a la empresa y a los empleados las capacidades necesarias para dar continuidad a sus actividades incluso en contextos difíciles como el actual, donde las medidas de distanciamiento social han supuesto una barrera importante para las empresas que no cuenten con dichas capacidades a la hora de sobrevivir.

Los canales digitales y los productos de comercio electrónico, que están siendo un paracaídas excelente para capear la crisis del COVID-19.

¿Y cuáles han sido las áreas de mayor demanda en atSistemas?

atSistemas dispone de un amplio portfolio que adaptado a dar soporte a la gran mayoría de las necesidades de nuestros más de 300 clientes. Durante estos meses las necesidades surgidas han sido muy dispares y han dependido mucho de diversos factores y posicionamiento en el que se encontraran nuestros clientes (sector, tamaño, estrategia, etc.). Teniendo en cuenta esto podríamos decir que ha habido varias áreas donde se ha centrado especialmente el foco de demanda:

•             Desde el punto de vista de los procesos y la operación, los servicios de IT Governance han tenido una gran demanda para asegurar el ciclo de vida de desarrollo de software, desde su concepción hasta su puesta en funcionamiento productiva, aprovechando las metodologías ágiles para acelerar la llegada al mercado, las filosofías DevOps para asegurar el alineamiento con los equipos de operación, y las herramientas de colaboración líderes en el mercado como Atlassian, que conocen muy bien lo que las empresas valoran y ponen en su día a día las mejores capacidades para satisfacerlo.

•             Por otro lado, los servicios de Smart Development, que apoyan al desarrollo desde la propia definición de la arquitectura de software, acompañando a las organizaciones durante las fases iniciales donde una mala elección de los cimientos puede destruir todo el esfuerzo de desarrollo que se ha construido sobre ellas.  En este sentido, el profundo conocimiento en arquitecturas de microservicios, basadas en eventos o serverless, unido a la experiencia, son imprescindibles tanto para empresas dudosas en el camino a seguir como para empresas que tienen un alto conocimiento de las tendencias en arquitecturas de soluciones. Esto les ha permitido a muchos de nuestros clientes sentar las bases de sus proyectos de desarrollo de manera robusta, flexible y escalable.

•             Los analistas, gestores y directivos nos han solicitado en gran medida los servicios de Data & Business, proporcionando a las empresas el conocimiento necesario para abordar con éxito proyectos de infraestructuras de datos, así como novedosas aplicaciones para analizar el negocio y predecir tendencias en multitud de variables futuras, lo que facilita la toma de decisiones de manera más eficaz. En este grupo hemos notado una gran demanda de servicios basados en inteligencia artificial para numerosos casos de uso, como por ejemplo la predicción de variables futuras, o la detección de patrones de consumo para entender mejor a sus clientes.

•             Por otro lado, nuestros servicios de Enterprise Solutions ayudaron a varios clientes a posicionarse en el mercado de la mano de los grandes fabricantes de software, con productos innovadores y siempre acoplados a los objetivos más exigentes. Con enfoques cloud native, y en la onda de las nuevas tendencias en infraestructura IT.

•             Y por último, hemos tenido también un empuje grande en servicios que ayudan a nuestros clientes a entender el panorama actual, trabajando con sus equipos internos para reforzar su cultura tecnológica y a definir e implementar nuevos modelos de trabajo y formas de colaboración, mediante servicios Culture & Workplace. 

¿También ha habido cambios en atSistemas? ¿De qué manera se ha adaptado la compañía a las nuevas circunstancias de cara a sus clientes?

Si algo ha sabido hacer atSistemas durante sus más de 25 años de existencia ha sido adaptarse al mercado. Y la compañía sabe perfectamente que el mercado no será igual después del COVID-19. En los últimos años la compañía ha acometido un gran programa de transformación interna, orientado a la eficiencia interna, ganar flexibilidad, mejorar el EBITDA, reducción de deuda y apuntalar las capacidades para continuar el crecimiento de doble dígito. Esto ha situado a la compañía en una buena posición para amortiguar el golpe que ha supuesto la pandemia.

Además de ello, hemos renovado nuestros servicios de desarrollo tecnológico para adaptarnos a la realidad de las organizaciones en la nueva normalidad. Hemos analizado cuáles han sido las tendencias y tecnologías más demandadas durante la crisis con el objetivo de poder ofrecer un portfolio actualizado para cubrir las necesidades de un sector inmerso en los enormes cambios que ha impulsado la pandemia del COVID-19.   

En cuanto a nuestra manera de trabajar, nos hemos tenido que adaptar a trabajar con un mayor nivel de teletrabajo, que aunque era una tendencia que se venía implementando dentro de la compañía, se ha acelerado y ha sido muy bien acogida tanto por los trabajadores como en términos de productividad, que lejos de verse afectada se ha visto incrementada en prácticamente todas las áreas de la empresa. Para ello ha sido de mucha ayuda el apoyarnos en las metodologías ágiles y en diversas herramientas colaborativas.

¿Qué está por venir? ¿Qué cree que nos va a deparar desde un punto de vista tecnológico en los próximos meses?

Algo de lo que no tenemos duda es que las tecnologías basadas en inteligencia artificial, aun incipientes, tendrán una demanda creciente ya que tiene todo un mercado por delante para desarrollarse.

Dentro de la inteligencia artificial, el mundo empresarial demanda cada vez más servicios de machine learning, una forma de desarrollar software en la que las maquinas aprenden por sí solas. Este aprendizaje puede sucederse de diversas formas, que a su vez engloban los diferentes problemas a resolver y la familia de casos de uso: aprendizaje supervisado, aprendizaje no supervisado, y aprendizaje por refuerzo. El primero es con diferencia el más aplicado en el mundo empresarial, resolviendo problemas relacionados fundamentalmente con la predicción. El segundo tiene un uso mucho menor, y está relacionado con problemas y casos de uso en los cuales se busca identificar asociaciones o patrones ocultos en los datos, ayudando a las empresas a entender mejor a sus clientes, a sus empleados y sus productos. Y el tercero se aplica a problemas donde el sistema aprende a base de ensayo y error, más aplicado para juegos, robótica o para sistemas de control industriales. Este último, a pesar de tener una menos adopción, es el campo que más fuerza investigadora está teniendo en la actualidad debido a los recientes avances que han sucedido en múltiples campos y al potencial que le presuponen.

Además de ello, si juntamos inteligencia artificial con procesamiento del lenguaje natural, es incuestionable el enorme avance que supone para casos de uso como los chatbots, chatOps, búsqueda y análisis de información en documentos, asistentes virtuales y todo un conjunto de productos que mejoran la interacción del hombre con la máquina, dentro de lo que se conoce como interfaces No-UI. Este tipo de tecnologías serán claves en un contexto en el que se reducirá el contacto físico y mucho de lo que hacíamos manipulando pantallas táctiles pasará a gestionarse mediante este tipo de interfaces. Hay quien piensa que las capacidades de los asistentes virtuales y los chatbots son bastante limitadas, aunque de manera ingeniosa se han encontrado casos de uso sencillos en los que funcionan muy bien, y elimina la dependencia humana para terrenos muy específicos. Pero su rendimiento está avanzando a ritmos agigantados, gracias sobre todo a los productos en la nube que ofrecen los fabricantes de primera línea como IBM, Google, Microsoft y Amazon.

Por otro lado, las tecnologías Blockchain están teniendo un empuje especial debido a la madurez que va alcanzando la tecnología, y veremos cada vez más compañías con sistemas en producción en el próximo año.

Nosotros hemos puesto a prueba internamente estas tecnologías con iniciativas diversas, y podemos decir que nos han reportado grandes beneficios en varias áreas de la compañía.

¿Cree que el mercado ha quedado muy ‘tocado’ y tardará en recuperarse?

La incertidumbre nos ha invadido a todos los niveles. Sin embargo, se ha podido apreciar cómo algunos sectores privilegiados han podido capear el temporal mejor que otros, entre ellos los relacionados con los bienes de consumo, la salud y la biotecnología. Pero si ha habido un sector que se ha mantenido fuerte y ha podido contener una parte importante del primer golpe ha sido el de las tecnologías de la información (IT). Según un estudio de LHH España, el sector IT ha sido el que más puestos de trabajo ha generado durante esta crisis.

Al contrario de lo que podría parecer, en momentos de crisis muchos empresarios han decidido apostar por aumentar las capacidades en IT porque la tecnología hace que su negocio sea más eficiente y flexible, procurando priorizar las inversiones que se amortizan más rápidamente. En esta crisis las organizaciones están aprendiendo una valiosa lección que ha hecho que, por fin, se tomen en serio la transformación digital, haciendo descansar sobre la tecnología muchas decisiones para mantenerse a flote y reorientar las prioridades de su negocio.

Nuestra visión es que el sector tecnológico se va a ver fuertemente impulsado y será uno de los pilares sobre los que se basará la recuperación económica, y más ahora que desde Europa nos piden reformas a nivel nacional que en muchos casos se satisfacen digitalizando buena parte de lo que nuestra economía hace hoy.

¿Considera que la digitalización es la respuesta para el desarrollo de las sociedades y de los tejidos empresariales?

Lo acontecido en los últimos meses nos ha enseñado que grandes cambios, muchas veces inesperados, pueden aparecer muy rápidamente. Por ello, tan importante o más que conseguir predecirlos es adaptarse de una manera rápida, incluso sacando partido y ventajas competitivas de la situación. Las empresas deberán estar en un proceso continuo de detección, análisis e implementación de iniciativas de anticipación y adaptación para optimizar los resultados y reducir riesgos. Teniendo procedimientos establecidos para abordar planes de contingencia ante posibles eventualidades. Para conseguirlo será necesaria una continua transformación digital. En este contexto de superdigitalización, la necesidad que tiene nuestra sociedad de la tecnología ha sido una de las mayores lecciones que podemos sacar de la crisis del coronavirus. El auge de todo tipo de servicios y soluciones nos ha permitido mantenernos conectados y productivos, de tal forma que ha sido la única manera de evitar que la economía se quedase 100% paralizada.