Integrar la información dispersa y centralizar el gobierno de los datos, prioridades estratégicas
27 julio 2020
La mayor preocupación de los profesionales de los datos en España es la falta de una única fuente de la verdad debido al gran volumen de datos dispersos, seguida por la seguridad y la privacidad de la información, de acuerdo con un estudio de Denodo, EY e IKN.
Tags:
Integrar la información dispersa y centralizar el gobierno de los datos, prioridades estratégicas

El 54,2% de los profesionales de los datos tienen como objetivo el poder contar con herramientas que centralicen el gobierno de los datos y para un 53,3% también es prioritario integrar de forma más ágil toda la información dispersa.  Así lo refleja la Segunda Edición del Estudio 360º de la gestión y explotación del Dato. Este informe, realizado por IKN entre directivos del dato de 92 empresas españolas líderes en su sector, está patrocinado por Denodo, compañía de virtualización de datos y por la consultora EY.

 Pero el estudio también indica que los profesionales reconocen estar lejos de esos objetivos, ya que se muestran críticos con su propia política de Gobierno y Gestión del Dato: sólo el 18% consideran que es satisfactoria, aunque el 42% considera que esa política está en proceso y el 10% cree que no es satisfactoria.

Esas cifras tienen como causa los problemas de gestión del dato, que les generan sus mayores preocupaciones: la falta de una única fuente de la verdad debido al gran volumen disperso de datos (40,9%), seguida de la seguridad de los datos y privacidad de la información (28,4%). En este sentido, el informe señala que estos problemas se deben a que las compañías suelen disponer de múltiples réplicas de datos y cada vez dependen de más y mayores fuentes diferentes, como bases de datos, data warehouses, aplicaciones en la nube, repositorios de Big Data e incluso archivos de Excel. Eso genera graves deficiencias en el gobierno del dato y repercute en el acceso, el análisis y la puesta en valor de la información, lo que al final puede tener un impacto en el negocio.

Las compañías son conscientes de ello, pero también saben que una adecuada política corporativa de gobierno y gestión del dato conlleva beneficios que podrían ayudar a solventarlo: para el 75% de los encuestados, mejorar la calidad de la información seguiría siendo el principal beneficio, seguido de la mejora en la toma de decisiones corporativas (68%) y la eficiencia en los procesos (67%). Sin embargo, la correcta implantación de esa política depende del uso de las tecnologías más convenientes. Por esos motivos, el informe recomienda aquella que facilita una visión única de los datos de la empresa garantizando la fiabilidad de la información: la virtualización de datos.

José Andrés García, responsable de Denodo para Iberia y Latinoamérica, explica: “el informe de IKN muestra que hoy en día, el dato es el gran activo estratégico y que por eso triunfarán las empresas que realmente sepan extraer conocimiento de los datos y elegir la herramienta que mejore la gestión de los mismos. La virtualización de datos es esa tecnología, ya que integra como capa lógica todos los datos de la empresa repartidos entre distintos sistemas, los gestiona de forma unificada para una seguridad centralizada y los entrega a los usuarios en tiempo real. Además, la diferencia que tiene con las soluciones ETL (Extract, Transform and Load) es que no se replican los datos, sino que permanecen en sus sistemas de origen, lo cual acelera y abarata todos los procesos. Es por eso que la consultora Gartner estima ahorros de costes superiores al 45% en aquellas empresas que lo utilizan”.