“Es hora de empezar a poner foco en la infraestructura TI con la que se cuenta y que no se está utilizando”
30 marzo 2020
Entrevista a James Karuttykaran, director técnico de Nutanix para el Sur de Europa.
James Karuttykaran, director técnico de Nutanix para el Sur de Europa

Un estudio reciente de Nutanix, Enterprise Cloud Index, refleja que el 73% de las empresas sacan algunas aplicaciones de la nube pública para volver a on premise, ¿Qué está pasando?

La realidad hoy es que la mayoría de los clientes están interesados en mantener una infraestructura híbrida, porque algunas cargas son más eficientes en un tipo de nube pública y otras en una privada. De acuerdo con ese estudio, en España el 45% de los encuestados aseguraron que su opción preferida de nube es híbrida, lo cual para nosotros es un escenario ideal, porque damos opciones a nuestros clientes de elegir lo que más les convenga.

Una aproximación interesante es facilitar una plataforma a través de la cual sea posible poner en marcha una aplicación independientemente de la nube que sea. Si se necesita una carga muy elástica con una duración temporal, lo ideal es la nube pública porque necesita muchos recursos para un periodo limitado de tiempo. Una de las razones por las cuales detectamos que hay clientes que desean dar un paso atrás es porque están desplegando nubes públicas, pero se olvidan de ello, por lo que siguen consumiendo y pagando por cargas que no están usando. Y la realidad es que en ocasiones es difícil controlar exactamente lo que se tiene en la nube pública. Existe todavía una falta de entendimiento de los beneficios reales entre unas nubes y otras, y las empresas siguen en una fase de prueba y error. En Nutanix les queremos ayudar tanto a irse a la nube pública como a poder dar marcha atrás si así lo desean.  

¿Podemos entonces decir que la nube pública es más costosa frente a mantener cargas on-premise?

Si lo comparas a largo plazo, probablemente sí lo sea. No creo que hoy en día nadie diga que es más barato. Creo que ha habido y sigue habiendo un desconocimiento: algo que hace falta tenerlo a largo plazo aumenta los costes. No obstante, tampoco podemos generalizar: hay que saber lo que se compara. Para algunos clientes es posible subirlo todo a la nube porque no necesitan mantener un centro de datos propio. La realidad es que en muchas ocasiones la nube pública está desperdiciada: solamente hay entre un 50 y un 70% de uso, por lo que se paga más de lo que realmente se está utilizando. Pero no debemos olvidar que eso también ocurre en muchas ocasiones en el centro de datos. Por eso hay que analizar y valorar las cargas de trabajo, para intentar pagar solamente por lo que se utiliza, bien en modelo nube pública, bien en privada. El reto al que se enfrentan las compañías es que deben mantener sus entornos existentes y necesitan entender qué cargas migrar. Lo mismo ocurría hace diez años: las empresas se debatían entre virtualizar o no. Hoy resulta obvio.

¿Cómo gestiona Nutanix ambos entornos?

Tenemos desplegados kubernetes y nuestra solución está basada en ellos. Incluso facilitamos una herramienta gratuita para convertir los diferentes hipervisores. Queremos ofrecer un nuevo modelo de consumo y pago por uso, ofreciendo unos altos niveles de servicio a la altura de lo que demandan los clientes. No queremos ofrecer ningún tipo de lock-in de nuestra tecnología: es posible moverse fácilmente.

Queda claro entonces que las compañías no saben exactamente lo que utilizan y lo que pagan. ¿Cómo pueden saberlo?

No es nada sencillo. Antiguamente se compraba tecnología en función del crecimiento del negocio que se esperaba tener a corto-medio plazo, y las empresas se anticipaban a lo que creían que necesitarían. Lo que ha ocurrido es que las TI en muchos casos se han sobredimensionado o incluso se han quedado cortas. En este último caso es más sencillo: basta con añadir recursos, pero en el caso del sobredimiensionamiento ya no resulta tan fácil. Ahora la situación ha cambiado mucho: en una economía digital muy cambiante ya no es posible seguir con ese modelo. Y la realidad es que cuando hacemos un ejercicio de consultoría a fondo, nos damos cuenta de que es muy habitual encontrarse con que el 50% de la infraestructura TI no está siendo utilizada. Muchas veces decimos a nuestros clientes, “tienes 100 y me pides 200, pero no te estás dando cuenta de que de esos 100 a día de hoy solo estás usando 50, así que en realidad basta con añadir poco más de lo que creías”. Por eso hay que empezar con lo justo, para ir añadiendo piezas de lego que vayan completando el puzle. Ciertamente no es sencillo hacer esa provisión, porque además se da la circunstancia de que muchas veces no hay alineación entre los departamentos y cada uno compra lo suyo. Y por eso muchas empresas recurren a nosotros. Y por eso nuestra facturación está aumentando con respecto a otros jugadores del mercado: porque en Nutanix estamos enfocados en reducir el desperdicio de la nube. Muchos nos preguntan “¿por qué no intentas venderme de la misma manera en la que otros nos quieren vender? Pues fácil: porque nos fijamos en lo que no estás usando para que le puedas sacar un mayor rendimiento”.

¿Cuánto tiempo puede tardar una auditoría de estas características?

Si estamos hablando de hardware, en pocos días. Es relativamente sencillo de medir su utilización real. Pero también hay que hacerla en las aplicaciones, un tema más complejo. Hay distintas metodologías, para determinar cuál o cuáles de ellas deberían ir a la nube pública.

Los usuarios hablan también del ‘vendor lock-in’ de la nube pública, donde, como casi si de una secta se tratara, es fácil entrar, pero muy difícil salir… ¿Qué hay de cierto en eso?

Efectivamente. Creo que lo que está haciendo ese ‘lock-in’ son las fortalezas de los proveedores de nube pública, ya que suelen tener servicios tan buenos y potentes y fáciles de usar, que resultan muy atractivos. Pero luego, eso sí, lo tienes que hacer a su manera. Es normal que las empresas se sientan atraídas por la nube pública. En Nutanix queremos sacar la mejor combinación posible de ambos mundos a través de nuestras soluciones, por ejemplo en una herramienta que tenemos de desktop virtual, que es posible desplegar tanto en la nube como on premise. En esa línea seguiremos trabajando. Con mismas funcionalidades en ambos mundos. Porque lo más importante es dará la libertad de elegir lo que se quiera.

¿Qué otros servicios puede destacar de Nutanix?

Yo me incorporé a Nutanix en 2014, y las soluciones que ofrecíamos se enfocaban en aquel entonces en VDI, aplicaciones críticas como SAP, disaster recovery, Big Data, oficinas remotas, etc. Es algo que seguimos haciendo hoy, pero somos mucho más. Nos queremos enfocar en los servicios que vendemos para aplicarlos de forma efectiva como casos de uso. Por ejemplo, ofrecemos VDI, que puede ser de diferentes marcas, bien Citrix, bien VMware o Nutanix. Todas estas opciones son posibles. Igualmente ocurre con el disaster recovery, que podemos hacerlo con otros proveedores, pero también a través de nuestro servicio de disaster recovery como servicio en una nube pública.

En el ámbito de bases de datos, críticas sin duda, suelen utilizar una arquitectura diferente para hacer los testings antes de parchear o hacer migraciones de datos sin haberlos testeado antes. Lo que ocurre es que suelen tener cientos de copias de sus bases de datos y encima en ocasiones tienen que hacer modificaciones en producción, lo cual conlleva muchos riesgos, incluso aunque lo hagan por separado, la realidad es que no es tan fácil. Por eso en Nutanix estamos ofreciendo base de datos como servicio: ERA. Se trata de una suite que automatiza y simplifica la administración de bases de datos, brindando simplicidad con un solo clic y operaciones invisibles para el aprovisionamiento de bases de datos y la gestión del ciclo de vida. Permite aprovisionar, clonar, actualizar y respaldar las bases de datos en cualquier momento.

Seguimos viendo mucho impacto en los servicios híbridos, donde destacaría por ejemplo el servicio para hacer disaster recovey como servicio. Se trata de una funcionalidad que de momento solamente tenemos disponible en algunos países pero que llegará pronto a España. Es un modelo de pago por uso, en el que ya tenemos a muchos clientes interesados, porque es muy útil no solo para grandes cuentas, también empresas de tamaño medio.

Y también hay bastante demanda de nuestra oferta de VDI, y destacaría que es bastante ágil y fácil de configurar e instalar.

¿Podría destacar proyectos relacionados con nuevas tendencias como IoT o Edge?

Hay uno muy interesante, y es una compañía de catering llamada Compass, cuyo objetivo era reducir las colas y agilizar la experiencia de pago en caja. Y con ayuda de Nutanix y otros partners hemos desarrollado una aplicación con algoritmos basados en Inteligencia Artificial de tal manera que detecta automáticamente la comida que hay en la bandeja, la reconoce y en menos de 15 minutos es posible pagar automáticamente. Y eso es Edge. Estamos hablando de proyectos en los que en definitiva su finalidad es hacer la tecnología invisible: es un medio, no un fin.