Vertiv ofrece soluciones para las infraestructuras hospitalarias
11 de septiembre 2019
El diagnóstico por imagen, las zonas de control de enfermería y la facturación son las áreas olvidadas con más frecuencia.
Vertiv ofrece soluciones para las infraestructuras hospitalarias

Los hospitales y las redes sanitarias se han dedicado durante los últimos años a adaptarse a la incorporación y al uso cada vez más generalizado de la Historia Clínica Digital (HCD), además de mejorar sus infraestructuras informáticas para ofrecer soporte y aprovechar el uso de dichos historiales. Sin embargo, hay otras partes de la red informática de los hospitales que también se subestiman a menudo.  Los expertos de Vertiv han identificado tres de estas áreas donde los hospitales en la actualidad pueden beneficiarse de una mayor atención y de una inversión en sus infraestructuras informáticas.

Diagnóstico por imagen: Las exploraciones y las imágenes médicas se benefician de los avances tecnológicos como la resolución 4K que ofrece unos detalles asombrosos y esclarecedores. Pero estas mejoras también requieren una alta transferencia de datos y baja latencia para funcionar correctamente. Algunos equipos de infraestructuras antiguas como los switches KVM que permiten el acceso fácil a numerosos archivos y servidores en múltiples estaciones de trabajo, no pueden funcionar con las imágenes y los vídeos en alta resolución actuales. Los más recientes switches KVM permiten el uso de imágenes en más alta resolución. Los médicos y los cirujanos deberían tener acceso a las mismas imágenes y los mismos vídeos en alta resolución que los que se utilizan en el sector audiovisual.

Zona de control de enfermería: Muchos hospitales usan sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI) y generadores para proporcionar energía de apoyo en toda la instalación.  Esta decisión es, en teoría, lo correcto, pero si ese sistema SAI centralizado falla, puede tener consecuencias devastadoras para el trabajo habitual – y, a menudo, urgente – que se realiza en el hospital.  Las zonas de control de enfermería son especialmente vulnerables en estas situaciones, porque dependen en gran medida de los sistemas informáticos para monitorizar el estado de los pacientes, para administrar la medicación y para la planificación de los tratamientos médicos.  Un sistema SAI local con amplio tiempo de autonomía puede ofrecer redundancia y garantizar la disponibilidad de los sistemas informáticos críticos. Los puestos de enfermería dependen a menudo de un equipo remoto o de un switch KVM para el acceso y gestión de los datos, pero, muy frecuentemente, estas herramientas pueden quedar inutilizadas cuando se produce una pérdida de conectividad en la red. Por este motivo, un switch KVM con capacidad para gestión fuera de banda puede ser una elección inteligente. De hecho, la gestión remota fuera de banda es esencial en todo el hospital. En la actualidad, el mantenimiento del sistema puede interrumpir muy a menudo actividades fundamentales cuando, por el contrario, un sencillo servidor de consola serie puede permitir al personal del departamento de TI realizar tareas de mantenimiento rutinarias de forma remota sin interrumpir el trabajo más importante y centrado en los pacientes realizado por médicos y personal de enfermería. 

Departamento de facturación: El personal encargado de la facturación en hospitales privados debe pasar frecuentemente de los datos confidenciales de los pacientes a aplicaciones con información no confidencial.  Por ejemplo, cuando acceden a los archivos de un paciente, pueden abrir un navegador de internet para buscar información sobre una aseguradora.  Sin el equipo apropiado, esto puede crear una vulnerabilidad que podría ser explotada por un hacker habilidoso. Los switches KVM permiten pasar de forma segura de plataformas con información confidencial a otras no confidenciales. Estas soluciones ya se están utilizando en sistemas sanitarios privados y allí donde existen preocupaciones sobre la confidencialidad de la información.