El Edge computing como futuro de los centros de datos

Publicado el 01 Abr 2022

La pandemia trajo consigo la digitalización de muchos procesos cotidianos, con un claro aumento de la generación de datos en la red. Sin embargo, con el auge de las tecnologías como el Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial o el 5G, el volumen de datos será mucho mayor que hasta ahora. De hecho, según diversos informes, los vehículos autónomos podrían generar más de 40 terabytes en un día normal de circulación por las calles, aunque no todos esos datos sean útiles.

Por esta razón, se estima que para esta inmensa cantidad de datos que se prevé generar en los próximos años, las empresas y los gobiernos van a tener que implementar y disponer de muchos más centros de datos, que es donde se almacena la información de los usuarios, y próximamente las máquinas y robots. Y sí, los humanos hasta ahora habíamos sido los que generábamos la mayoría de los datos en la red, ya sea entrando en una noticia, viendo un video, comprando online, etc. Pero eso cambiará radicalmente, ya que las máquinas van a generar muchos más datos de lo que nosotros hacemos ahora mismo.

Para esta inmensa cantidad de datos que se prevé generar en los próximos años, las empresas y los gobiernos van a tener que implementar y disponer de muchos más centros de datos

Pero esta gran cantidad de información tiene un desafío, ¿cómo vamos a almacenar y gestionar estos datos? En estos momentos, lo más normal es que las empresas que ofrecen servicios de almacenamiento en la nube, como Amazon, Apple o Microsoft, tengan gigantescos centros de datos (hoy en día hay más de 500) a hiperescala. Pero en el futuro, habrá muchas aplicaciones que necesitarán los datos para un procesamiento mucho más rápido de lo que esos centros a hiperescala la pueden proveer.

Es aquí donde el Edge Computing entra en juego para darnos una solución. Este tipo de informática propone trasladar los datos más cerca de donde se generan y se usan. En la práctica sería construir microcentros de datos que estén más próximos tanto a las personas y máquinas que los generan, como a las empresas e instituciones que los interpreten y almacenen. De esa manera, y junto al 5G y las siguientes generaciones que se vayan desarrollando, será más rápido y fácil interpretar y recopilar los datos.

Esto no quiere decir que los macrocentros de datos vayan a desaparecer, pero tendrán un rol distinto del que tienen ahora, ya que se usarán principalmente para guardar los datos que ya se han interpretado y estudiado en los microcentros de los que hablábamos antes.

En la práctica sería construir microcentros de datos que estén más próximos tanto a las personas y máquinas que los generan, como a las empresas e instituciones que los interpreten y almacenen

En este sentido, en Kingston contamos con diferentes opciones para cubrir todas las necesidades de nuestros clientes, ya que nuestra filosofía es acompañarlos con productos centrados en brindarles un apoyo integral, ya sea en centros o microcentros de datos con nuestras diferentes soluciones. En definitiva, la filosofía de trasladar el almacenamiento de los datos más cerca de donde se generan y se estudian, y no a miles de kilómetros de distancia, es una tendencia que veremos en el mundo de la informática y la ciberseguridad en los próximos años y que ayudará considerablemente en el desarrollo de nuevas tecnologías y máquinas que faciliten el día a día de todos nosotros.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

G
Jordi García

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2