Lo último de WD incluye tecnología Cold Data

El fabricante presenta WD Ae con tecnología ‘Cold Data’ en sus discos duros, optimizados para los data centers actuales. Proggressive Capacity y eficientemente energéticos.

Publicado el 12 Sep 2014

67592_61

WD, una compañía de Western Digital especializada en almacenamiento para centros de datos modernos, presenta WD Ae, su nueva línea de discos duros diseñados para adaptarse a las características del archivo por niveles dentro de los nuevos data centers con escalado web. Diseñada en una plataforma para logar un óptimo coste de propiedad (CTO), los discos WD Ae tienen un mínimo consumo energético y utilizan el modelo Progressive Capacity, para establecer un nuevo nivel de almacenamiento para infraestructuras cloud de gran escala.

“Los clientes de data centers actuales nos reclaman una solución HDD diseñada específicamente para sus repositorios ‘Cold Data’, comenta Matt Rutledge, vicepresidente senior y director general del área de Tecnología de Almacenamiento de WD. “Ahora, en nuestra tercera generación y con más de 700 petabytes desplegados, WD lanza WD Ae, una incorporación de gran importancia para el amplio porfolio de WD, que ofrece nuevas características y atributos a un mercado en constante evolución, como el del almacenamiento”.

Cada vez generamos mayores volúmenes de datos y tenemos la necesidad de retenerlos, salvaguardarlos y extraer valor de ellos, lo que genera nuevos retos para los centros de datos de gran escala, sobre todo debido a la necesidad de una gestión fiable y de larga duración de la información. Las herramientas y tecnologías convencionales para un almacenamiento rentable no son tan eficientes con los data centers masivamente escalables, por lo que están apareciendo nuevos enfoques sobre la arquitectura de almacenamiento y las tecnologías que las acompañan.

“Los proveedores de servicios cloud han visto cómo grandes cantidades de datos, generalmente inactivos, deben ser almacenados y gestionados, ofreciendo además a sus clientes acceso a ellos en casi cualquier momento”, comenta John Rydning, vicepresidente del área de investigación de discos duros en IDC. “La nueva línea de HDDs WD Ae ha sido creada para hacer frente a estos retos, y ayuda a definir un nuevo subsegmento dentro del almacenamiento empresarial, creando nuevas oportunidades para el almacenamiento HDD en la industria”.

Centrándose en los atributos del ‘Cold Data’, WD ha ofrecido múltiples generaciones de sistemas de almacenamiento de archivos y se ha involucrado de forma activa para encontrar la fórmula perfecta de ofrecer la combinación óptima entre rentabilidad, eficiencia energética, densidad de almacenamiento e intensidad de aplicación. Los discos WD Ae han sido diseñados en exclusiva para HDDs con una extrema densidad de área en una plataforma mecánica de gran volumen, que ofrece mejor una mejor eficiencia energética y un modelo de Progressive Capacity.

Entre los atributos de la familia WD Ae se encuentran: una plataforma sólida de cinco discos, lo que ofrece una combinación única de potencia, rendimiento, capacidad y coste; capacidades superiores a 6 TB; interfaz SATA 6 Gbps; y la máxima fiabilidad con una media de 60TB por año en carga de trabajo y 500 Khrs MTBF.

WD Ae Progressive Capacity
Como los procesos tecnológicos y de fabricación maduran constantemente, se ha producido un crecimiento de las capacidades incrementales. El innovador modelo Progressive Capacity de WD permite la distribución de estos modelos de gran capacidad incremental para aprovechar la totalidad de la capacidad disponible (6,1TB, 6,2 TB o 6,3TB, por ejemplo). Esta capacidad más granular se traduce en un mayor aprovechamiento del espacio a través de la vida de la plataforma del producto. Con el escalado masivo de las aplicaciones actuales, la disponibilidad de capacidad incremental otorga cada trimestre un valor excepcional a los data centers que pueden realizar mejoras en capacidad por disco, capacidad por volumen de espacio y reducir la inversión en infraestructura.

‘Cold Data’ versus ‘Hot Data’
Mientras tan solo entre el 20 y el 30 % de los datos de las redes están activos, comúnmente denominados ‘hot data’, en el lado opuesto se encuentra el ‘Cold Data’, que viene a ser entre el 70 y el 80 % de los datos restantes y que permanecen inactivos, a los que no solemos ni acceder ni modificar. Dado el reto que supone el escalado de datos a nivel de petabytes (o incluso exabytes), los entornos de nube pública y privada están centrados en crear nuevos niveles de almacenamiento dependiendo de la “temperatura” de estos datos. El nivel de ‘Cold Data’ está emergiendo de una manera muy similar al surgimiento en la pasada década del “Tier 0” para hacer frente a los requerimientos críticos de rendimiento. Ahora, la industria está añadiendo un nuevo nivel en la capa opuesta a este espectro, al que a veces nos referimos como “Tier 3”.

El almacenamiento ‘Cold’ se centra en la creación de un nuevo nivel en el que la información es importante, pero a la que no solemos acceder de forma frecuente y que puede contener datos estructurados, semi-estructurados y no estructurados que no sabemos cuándo querremos recuperar. Como resultado, el tiempo de recuperación puede ser relajado, frente a la velocidad que requieren los ‘Hot Data’.

Como consecuencia, con estos dispositivos e infraestructuras optimizadas para ‘Cold Data’, los departamentos de TI verán mejorados los tiempos de acceso y recuperación de este tipo de archivos, sobrepasando las habilidades de las librerías de cintas monolíticas, a través de un standard de almacenamiento basado en discos duros, que son ampliamente utilizados y comprendidos, y con el que conseguir sacar el máximo partido a la aplicación y ahorrar costes de almacenamiento.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

L
Cristina López

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5