Fujitsu redefine sus sistemas integrados pensando en el CPD

El fabricante nipón comercializa una nueva y completa gama de sistemas integrados para los data centers, convirtiéndolos en elementos completamente integrados en el negocio.

Publicado el 28 Jul 2014

43833_56

Bajo un enfoque de crecimiento y consolidación de la cartera TIC para el centro de datos, Fujitsu ha puesto en el mercado una nueva familia de sistemas integrados, con arquitecturas de referencia sencillas y listas para funcionar pre-instaladas. Gracias a que han sido pre-validados garantizan la compatibilidad de todos sus componentes incluyendo servidores, sistemas operativos, almacenamiento, red y la propia gestión del sistema.

El nuevo line-up comienza con unas infraestructuras sencillas uso general y unas plataformas para middleware, y termina en los sistemas de integración de aplicaciones. Todo ello, para conseguir reducir la complejidad y el riesgo, al ofrecer tiempos de implementación más rápidos y sin pruebas de ensayo-error. Una vez llegado a este punto, proporcionan sistemas integrados más rápidos que optimizan los recursos y son perfectos para entornos complejos, como las aplicaciones de memoria SAP HANA que son de cómputo, redes y almacenamiento intensivo.

Esta cartera combina los servidores de Fujitsu Primergy y Primequest con los sistemas de almacenamiento Eternus y NetApp FAS, con las mejores tecnologías de terceros, para crear soluciones integradas con los mejores componentes. Basada en una amplia experiencia en Sistemas Integrados, como FlexFrame para SAP, la multinacional nipona está ampliando su portfolio y ofrece unas amplias directrices de instalación y descripciones de configuración que son estándar para sus sistemas integrados.

Fujitsu ha creado ocho principales casos de uso para los sistemas integrados, desde SAP y Microsoft, a través de sistemas diseñados para grandes volúmenes de datos, seguridad TI, virtualización de servidores, infraestructura de escritorio virtual, nube privada y HPC.

Para cada uno de ellos, Fujitsu ofrece una gama de soluciones con marcas como FlexFrame, RapidStructure y vShape.

En cuanto a las organizaciones que buscan un segundo nivel de integración de las arquitecturas de referencia, Fujitsu ofrece sistemas pre-instalados de forma opcional, asegurando que las arquitecturas están listas para operar inmediatamente después de la entrega en el cliente.

Al hacer el cambio hacia sistemas integrados, las organizaciones se enfrentan a una nueva complejidad en los sistemas de mantenimiento. El problema se resuelve con los servicios de Fujitsu Lifecycle Management, un paquete para la gestión de todos los elementos de los sistemas integrados en todo su ciclo de vida. Así, los clientes pueden elegir entregar el control y mantenimiento del sistema mediante los servicios de data center de Fujitsu, tales como: Managed Data Center, Managed Hosting y Cloud IaaS.

Nueva generación de data center en el 2015
Para el 2015, la multinacional nipona trabaja junto con Intel en el desarrollo de tecnología punta de fotónica de silicio, para desarrollar la próxima generación de centros de datos. Su objetivo, es primero aumentar el rendimiento de los datos del sistema hasta un 50 más que la tecnología de canal de fibra de 16 GB, que es el actual y segundo reducir al máximo su latencia. Estos sistemas estarán disponibles aproximadamente en 12 meses y van a cambiar como se construyen y operan los centros de datos.

Además, permitirá la transferencia de datos hasta distancias de 300 metros sin impacto en el rendimiento, la eliminación de los cuellos de botella, especialmente cuando se manejan volúmenes a gran escala como petabytes y conseguirá una optimización total de los recursos, al combinar a la perfección: rendimiento, densidad, eficiencia energética y costes.

A su vez, el ancho de banda casi ilimitado permite el uso de los recursos del servidor en combinación con un acceso directo a la memoria de almacenamiento, todo ello conectado a diferentes nodos del servidor a través de las conexiones de la fotónica de silicio. Lo cual lleva a proporcionar enormes ventajas de rendimiento en todos los entornos de datos intensivos y soluciones en cluster tales como: bases de datos y memoria y sobre todo no tener el almacenamiento dedicado por un lado y la alta disponibilidad por otro, sino que sea abordado desde una misma ejecución.

Esta nueva generación abre nuevos horizontes para aumentar el uso de los grandes centros de datos. Cambiará radicalmente su diseño basándose en la implantación de modelos de recursos dinámicos y los usuarios podrán acceder a las capacidades de computación, procesamiento, almacenamiento y de red, en función de sus necesidades de forma exacta.

¿Qué te ha parecido este artículo?

Tu opinión es importante para nosotros.

L
Cristina López

Artículos relacionados

Artículo 1 de 5