El impacto del blockchain en los centros de datos
26 enero 2021
Con el aumento de la demanda de aplicaciones basadas en blockchain, habrá que acondicionar y preparar adecuadamente las infraestructuras de los centros de datos ante las nuevas necesidades para que puedan seguir siendo competitivos y satisfacer así las demandas del mundo actual.
El blockchain en el CPD

Una cadena de bloques es básicamente una base de datos distribuida. Toda la red contribuye a su creación y mantenimiento, de forma que no hay una autoridad central que pueda manipularla. La cadena de bloques es una tecnología importante debido a sus implicaciones para las transacciones comerciales. Antes de blockchain, un tercero confiable como un banco o una institución gubernamental era la única forma de garantizar la integridad de una transacción entre dos partes, pero el blockchain lo cambia todo. Abre la posibilidad de generar transacciones comerciales entre distintas partes de todo el mundo, sin la ayuda de ninguna institución financiera o gubernamental. Pero al mismo tiempo, esta completa cadena de bloques requiere de mucha potencia computacional y recursos informáticos óptimos que no siempre son fáciles de alcanzar. Ahí es donde entran en juego los centros de datos.

 

¿Cuál es la relación entre el blockchain y los centros de datos?

Los centros de datos están evolucionando debido a un ingente aumento de la cantidad de datos enviados y mayores necesidades de los usuarios, junto con la necesidad de recuperar los de datos de múltiples usuarios en tiempo real con una gran demanda de transmisiones rápidas a baja latencia. Los centros de datos son hoy potentes infraestructuras digitales que ofrecen todo tipo de servicios en la nube, y de hecho la nueva generación de servicios en la nube ya está empezando a adaptarse para incorporar una red blockchain. En pocas palabras, contar con una infraestructura de centro de datos adaptada a la operativa blockchain posibilita el cumplimiento de las crecientes demandas de procesamiento de datos que garantizan una transmisión rápida, fluida y segura de la información.

Tradicionalmente, las infraestructuras típicas de centros de datos empresariales empleaban una arquitectura de cliente-servidor. Para que la computación en la nube sea una realidad, el tráfico de red funciona bajo una arquitectura servidor a servidor. El tráfico de servidor a servidor puede satisfacer la demanda de mayor ancho de banda y eficiencia para soportar un tráfico más pesado de una base de usuarios en constante crecimiento. En este entorno, una red de tráfico de cliente a servidor se suele colapsar cuando se consume un gran ancho de banda, lo que provoca serios problemas de latencia.

El desarrollo de una infraestructura blockchain ofrece un gran potencial en términos de implementación de aplicaciones basadas en transacciones seguras y verificables. Y esta tecnología parece también abordar una serie de problemas con Internet. La ciberseguridad asociada al blockchain puede limitar los ataques informáticos, reduciendo al mismo tiempo las preocupaciones asociadas a posibles transacciones no válidas, al tiempo que facilita procesos comerciales más eficientes.

Los CPD son desde luego sistemas vivos y complejos, y el blockchain ofrece un nivel de transparencia que aún no se ha podido conseguir con la infraestructura tradicional. La tecnología puede rastrear, registrar y almacenar métricas sobre el estado de las redes. Ya sean públicos o privados, las cadenas de bloques son transparentes para los participantes autorizados, lo que facilita la autenticación.

A pesar de que la infraestructura blockchain es pública y descentralizada, muchas organizaciones tienen preocupaciones de seguridad sin duda justificadas. Sin embargo, es importante destacar que el blockchain tiene un alto grado de seguridad como parte intrínseca de sus protocolos de base. Blockchain añade valor, ya que los datos son verificados por la red y almacenados en todas partes, lo que puede frustrar los planes de los ciberatacantes, complicando mucho los accesos no autorizados. Además, a medida que los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) se vuelven más comunes, un centro de datos blockchain puede abordar y corregir algunos de los desafíos de seguridad asociados que podrían llegar a presentarse.

 

No es un camino de rosas…

Sin embargo, pese a los beneficios de la cadena de bloques, su implementación no es sencilla. El auge de la tecnología blockchain implica que los servicios de gestión de la nube y el centro de datos deben adaptarse a las realidades cambiantes sobre el terreno. De acuerdo con el proveedor de centros de datos Telehouse, estos son algunos problemas que los administradores de centros de datos deben tener en cuenta:

*Demanda elevada de GPU. La minería de datos proporciona la potencia informática para los cálculos criptográficos de blockchain. A medida que aumenta la popularidad de las criptomonedas y las aplicaciones basadas en blockchain, habrá más demanda de potencia informática. Los administradores deben ser conscientes de que los cálculos basados en blockchain se realizan mejor en unidades de procesamiento gráfico (GPU). Los precios de las tarjetas gráficas AMD y NVIDIA han aumentado debido al aumento de las aplicaciones basadas en blockchain. Los servicios de centro de datos y alojamiento en la nube que quieran servir al mercado de blockchain deben estar atentos a los precios de las tarjetas gráficas. También deben pensar en cómo optimizar su infraestructura para ajustar los servidores basados en GPU y conseguir un mayor tráfico de red.

*Piratas informáticos al acecho. La ciberseguridad siempre ha sido una preocupación para los centros de datos. Pero la promesa de un enriquecimiento fácil en el mercado de las criptomonedas ha dado lugar a un nuevo nivel de amenaza para los CPD. Y hay que estar muy atentos ante las nuevas amenazas que puedan surgir.

*Cambios fundamentales en la arquitectura del centro de datos. Hoy en día, los centros de datos se construyen como servicios de alojamiento en la nube centralizados. Pero los científicos y los empresarios están trabajando en tecnología que puede aprovechar el poder de blockchain para crear nubes descentralizadas. Los servicios de gestión de la nube descentralizados tendrán diferentes necesidades en su arquitectura. Por lo tanto, los administradores y operadores de los centros de datos deben estar al tanto del cambio en los diseños de los centros de datos para seguir siendo relevantes en el futuro.

 

…Pero tiempo al tiempo

Con la seguridad y transparencia que ofrece la infraestructura blockchain, los usuarios tendrán mayor confianza en la protección de sus datos. Como las transacciones se registran cronológicamente para formar una cadena inmutable, éstas pueden ser más o menos privadas, dependiendo de cómo se estén implementando. En resumidas cuentas, se trata de una mejor manera de compartir información entre sistemas, lo que permite una mayor eficiencia y precisión.

Aunque la cadena de bloques aún es incipiente en términos de su potencial en el mercado, las empresas lo están empezando a integrar en sus centros de datos debido a la confianza inigualable que crea entre las personas y las máquinas, al mismo tiempo que genera una gran eficiencia para las transacciones y elimina los problemas de latencia de las infraestructuras tradicionales del CPD. No será de un día para otro, pero el blockachain ha llegado para quedarse. ¿Estamos preparados?